¿Que tipo de secadora debo comprar condensación, bomba de calor?

Te contamos los secretos para no equivocarte

Cuando nos lanzamos al mercado en busca  de una secadora, muchas son las preguntas que nos surgen acerca de este electrodoméstico: cuál es la que debemos adquirir, que cumpla con todas nuestras expectativas, que sea un electrodoméstico de calidad, que cuide mi ropa, con una buena relación calidad precio o dónde comprarla son solo algunas de las preguntas típicas que nuestro cerebro se hace mientras navegamos las miles ofertas en nuestro teléfono móvil.

Hoy vamos a disipar las dudas aportando información para que tú puedas tomar la mejor decisión.

¿Cuál es la mejor secadora para ropa, secadora de evacuación o condensación?

España es rica en cultura y en climatología, no es lo mismo secar la ropa en Galicia que en Andalucía, es por esto que debemos tener varias variables en cuenta. Estas pueden ser, el aire, la humedad o el calor son algunos factores que influyen en el este proceso. En los últimos diez años se ha popularizado considerablemente el uso de la secadora y por ende la necesidad de saber más acerca de este electrodoméstico. Hemos visto secadoras de varios tipos, así como lavadoras secadoras que buscan reducir espacio y ser más asequibles para casas o apartamentos pequeños. 

Existen muchas dudas sobre qué debemos comprar, si una secadora de condensación, de evacuación o de bomba de calor ya que depende mucho del uso que vayas a darle. Esta deberá ser la primera pregunta que nos hagamos. ¿Para qué quiero comprar una secadora y qué uso voy a darle? No es lo mismo usarla de manera esporádica para lavar mantas o edredones que usarla diariamente metiendo la ropa que sale directa de nuestra lavadora. El número de integrantes en la familia y donde vamos a colocar este electrodoméstico son variables muy importantes también que analizaremos más adelante. 

Para elegir la secadora que mejor se adapte a tus necesidades es necesario tener en cuenta varias características equivalentes a todos, como son la eficiencia energética, la carga, resistencia, la humedad en nuestra localidad y por supuesto cuánto queremos gastar. Es importante también tener en cuenta variables como el impacto medioambiental o la ética de la marca a la que compramos el electrodoméstico pero esas variables dependen de cada uno de nosotros.

Es importante tener en cuenta la eficiencia energética de todos nuestros electrodomésticos porque es ahí donde notaremos el ahorro cuando paguemos las facturas. Es importante en todos los electrodomésticos de la casa pero en la lavadora y secadora que son de uso primario es esencial.

Cada familia deberá tomar la decisión en función al uso de la carga que necesita. Teniendo siempre en cuenta que la ropa mojada pesa más que la seca y eso provoca que la secadora sea de mas carga que la lavadora. Este factor también influirá en la resistencia de nuestra secadora, pues grandes cargas de ropa podrían estropear el tambor de la misma. 

La climatología como hemos mencionado con anterioridad es fundamental a la hora de elegir producto si bien es cierto el factor clave a tener en cuenta es la humedad.

 

¿Por qué debo comprar esta secadora de condensación? 

Una vez que tenemos claro cuál es el propósito de nuestra compra y qué variables afectan a nuestra decisión es hora de hacer comparativa y elegir la que mejor se adapte a nosotros. 

En primer lugar es interesante ponernos técnicos para conocer los distintos tipos de secadoras y cómo funciona cada una de ellas. En las secadoras de condensación el aire se calienta gracias a una resistencia eléctrica que convierte el agua en vapor para que cuando se enfríe el agua esta sea recogida en un depósito que deberemos vaciar de manera periódica. Este es un punto a favor de esta secadora si tu intención es ponerla en un lugar sin desagüe como puede ser por ejemplo un patio interior o una terraza lavadero.

Tendremos que tener en cuenta las siguientes características clave que marcarán la dirección de nuestra decisión: 

  • La realidad es que estas secadoras son más caras que las de evacuación, aunque pueden ser más eficientes energéticamente hablando. 
  • Es imperativo que compremos una secadora con más capacidad de la que necesitamos y de lo que tiene nuestra lavadora ya que la ropa mojada, al pesar más que la seca puede implicar dividir la carga y ponerla dos veces para un solo lavado de lavadora. 
  • Es recomendable que quede libre un 20% del tambor, de esta forma, la ropa tardará considerablemente menos en secarse y además no se arrugará en exceso, provocando así un ahorro energético mayor.

 

 ¿Tener una secadora significa siempre pagar más? 

Como hemos mencionado con anterioridad, el ahorro energético de las secadoras por condensación es considerable además de tener un diseño elegante y sofisticado. Si bien es cierto, las secadoras de bomba de calor, pueden resultar más interesantes para las familias españolas ya que pueden ser hasta tres veces más eficientes que las de condensación. Próximamente, escribiremos un artículo en nuestro blog hablando de las secadoras de bomba de calor. Un electrodoméstico muy completo que le está comiendo terreno al resto de los modelos. 

Estas secadoras permiten cualquier tipo de tejidos ya que secan a temperaturas inferiores que la media aportando así un mayor cuidado para la ropa. Además estas temperaturas protegen las fibras de la ropa alargando aún más la vida de nuestras prendas favoritas. Estas además pueden colocarse en cualquier lugar de la vivienda ya que no necesitan estar conectadas a un desagüe. Su cómodo depósito las hace fácil de usar y de vaciar tan solo retirando el tapón. Por otro lado un factor esencial sobretodo en pequeñas en las que el ruido viaja con facilidad, este electrodoméstico es mucho más silencioso que el resto.

 

¿Como escoger una secadora?  

En definitiva, al escoger una secadora de condensación lo más importante es conocer todas las características esenciales de modo que casen con nuestras necesidades y recursos. Lo último que queremos hacer es comprar un electrodoméstico y no poder usarlo o que tengamos que devolverlo porque no cuadre con las necesidades de nuestro hogar. Es sin duda una compra muy interesante ya que disfrutaremos de ropa limpia y seca, con un olor inigualable y todo esto en la mitad de tiempo que empleamos sin el uso de ella.  Además si sabemos sacarle partido a este electrodoméstico, podemos aprender a doblar la ropa de forma eficiente reduciendo también las horas de planchado. Si os interesa un post de ese estilo dejadlo en comentarios para que os contemos nuestros secretos.