Consejos para no desgraciar un jamón

1024px-Jamón_de_Guijuelo_004

Consejos para no desgraciar un jamón

Estamos que lo tiramos en EVVO. Esta semana los jefes nos han regalado una jamón, y no uno para todos sino ¡uno para cada uno! Y además de los buenos.

Ahora llega el momento complicado: ¿cómo meterle mano? Pues igual que con casi todo nos hemos ido a internet y hemos encontrado algunos tips básicos para cortar un jamón sin destrozarlo ni que parezca la Matanza de Texas. Y como somos así de espléndidos (pero no tanto como para cederte nuestro preciado jamón) vamos a compartirlos contigo. No es que este tema tenga mucho que ver con las lavadoras pero es que estamos emocionados.

1. Llegada a casa. ¿Recuerdas la cara de felicidad de aquellos padres cuando su hijo volvía a casa por Navidad? Pues es la misma que tenemos nosotros cuando vemos entrar el jamón por la puerta. Lo primero es sacarlo de su embalaje y dejar que se seque en un lugar fresco y que no tenga demasiada luz. Las terrazas no son buena idea. Una vez que haya respirado (no sufras, con unas horas o una noche es suficiente) toca colocarlo en el jamonero.

2. Preparación. El jamón se coloca con la pezuña para arriba, y debe quedar bien seguro. Primero hay que limpiarlo. Se quita la piel y la grasa amarilla, hasta que sale otra más blanca que hay que dejar. Si pretendes darte un atracón navideño puedes limpiarlo todo y empezar a tocar la guitarra. Si vas a ir poco a poco es mejor que lo limpies por partes para que no se seque.

ham-785438_1280
3. Los cuchillos.
 Son fundamentales para que el corte sea homogéneo y fino. El más importante es el cuchillo jamonero, ese que es largo y fino. También te hará falta uno corto y con punta para limpiarlo.

4. El corte. Con el cuchillo pequeño haz un corte alrededor de la pata a unos siete centímetros de la pezuña. Ese será el tope desde donde empezar a cortar. La dirección será siempre desde la pezuña hacia el final, en dirección hacia nosotros y siguiendo una línea imaginaria por el centro del jamón. El cuchillo debe estar muy afilado y correr sin dificultad. Trata de mantener el corte siempre horizontal, nada de ir haciendo curva. Ojo: Mientras cortas, la mano libre debe estar colocada a mayor altura que la que se hace el corte, por motivos evidentes.

5. Las lonchas. Aquí ya depende de tu paciencia y habilidad, pero los expertos recomiendan se sean muy finas, que incluyan una pequeña parte de tocino y que tengan unos 6 centímetros de largo y 7 de ancho. Cuando “toques hueso” gira al jamón y vuelve al paso 2.

6. Conservación. Lo ideal es que esté entre 20 y 25 grados. Un jamón puede durar unos tres meses, aunque con las semanas se irá secando y endureciendo. Hay quien dice que la parte del corte debe taparse con papel film, otros que con un trapo… nosotros preferimos la opinión mayoritaria: usa un trozo alargado de tocino, de los que hayas sacado al limpiarlo, eso sí, que sea de la parte blanca, si es tocino amarillo estará rancio.

7. Disfruta.

 

Sin comentarios

Haz un comentario

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
0 0
0

Tu carrito