Tu madre: “Hija, apaga la luz que está muy cara”

¿Te suena la frase verdad? Seguro que aún repiquetea en tu cabeza cada vez que llega tu factura de la luz y piensas “qué razón tenían mis padres”. Claro, antes la luz la pagaban ellos, ahora te toca a ti.

Poca broma con eso de que la luz está por las nubes. Cuando acabe este año, una vivienda media pagará 100 euros más que en 2016, una subida de más del 10%. Vamos, lo mismo que tu sueldo. Y la pinta es que seguirá subiendo.

Los que saben dicen que es porque no llueve y las centrales eléctricas no producen, y aunque el sol nunca se agota y España es uno de los países con más horas de luz, parece que esta forma de energía no acaba de despegar. Como ejemplo, hace un tiempo se calculaba que Alemania producía ocho veces más energía solar que España. De todos es sabido que el país de Merkel es un destino mundial de sol y playa (modo irónico on).

En vista de este panorama, ¿qué podemos hacer para reducir nuestro consumo energético? Pues tan sencillo como recordar la frase de tus padres “apaga la luz que está muy cara”. Y es que el sentido común, aunque no sea el más común de los sentidos, es el que debe guiar tu consumo. Eso y recordar lo que te decían tus padres, porque los consejos siguen siendo casi los mismos.

No dejar luces encendidas ni aparatos enchufados o reducir el uso de algunos de ellos son gestos simples que te ayudarán a ahorrar y a reducir tu huella ecológica. Aquí te contamos algunos trucos para no gastar de más:

FRIGORÍFICO: Supone aproximadamente un tercio de tu factura de la luz. Lo más importante es la temperatura, la óptima son 5º para el frigorífico y -18º para el congelador. Recuerda descongelarla de vez en cuando para evitar que se forme hielo y conseguir un funcionamiento óptimo. En el día a día, no abras la puerta más veces ni más tiempo de lo necesario y no introduzcas alimentos calientes. Si tu nevera es muy antigua, quizás te interese cambiarla por una de clase energética más eficiente. Una de clase A+++ comparada con una D puede gastar unos 1.000 euros menos a lo largo de su vida y dejará de emitir a la atmósfera 1,5 toneladas de CO2.

TELEVISIÓN: Es otro de los grandes aliados de las empresas eléctricas, ya que se come más de un 10% de la luz que consumes. Dos consejos rápidos: no la dejes en stand by y hazte con una televisión LED, que gastan un 25% menos que las LCD y un 40% menos que las de plasma.

sharp-1844964_1920

LAVAVAJILLAS: Lo más importante es optimizar el espacio al máximo. Si jugaste al Tetris no te será difícil. Usa además programas ECO o de baja temperatura siempre que puedas.

COCINA: Es un espacio con muchos electrodomésticos, pero el que se lleva la palma es la placa. Las de inducción gastan un 40% menos que las vitrocerámicas, pero las más eficientes son las de gas. Si puedes usa la olla a presión, gasta menos que las cazuelas y ahorras tiempo, y recipientes adecuados al tamaño de los quemadores para no derrochar energía. En las vitrocerámicas puedes aprovechar el calor residual, ya que tardan más que las de inducción en enfriarse. Si usas horno debes tener cuidado porque gasta bastante. Intenta abrirlo lo menos posible mientras estás cocinando, mantenlo limpio de grasa y apágalo antes de que termines de cocinar, aprovecharás el calor acumulado.

gas-1822691_1920

STAND BY: Es cómodo pero se chupa el 10% de la energía que consumes. Tan sencillo como apagar del todo los aparatos o no dejar los cargadores enchufados.

ORDENADOR: Ya que no podemos vivir sin él, al menos optimicemos su uso. Tres consejos rápidos: baja la intensidad de la pantalla, quita el salvapantallas y desconecta los periféricos (altavoces, impresora, escáner…) cuando no los uses.

LUCES: Pues las famosas luces que tu madre te decía que apagaras resulta que no son ni de lejos las que más consumen. Si aún tienes alguna bombilla incandescente cámbiala por las nuevas de led, son caras pero, en comparación, su consumo es ínfimo.

– LAVADORA: ¿Qué pasa con nuestro electrodoméstico más adorado? Pues que también tiene un gasto importante pero con modelos como las EVVO 3.9 o 4.10 que superan incluso a los modelos más eficientes A+++ del resto de marcas del mercado podrás ahorrar en agua y energía. Si no te lo crees lee nuestro siguiente artículo y descubre cómo gastar solo lo necesario al encender la lavadora.

Dos frases para recordar: usa el sentido común y apaga las luz que está muy cara.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: