Claves y trucos para desinfectar la secadora

 

Hasta ahora hemos visto bastante información acerca de cómo limpiar la lavadora, cómo alargar su vida útil, cómo lavar sus diferentes partes… A continuación nos adentraremos en su hermana mayor, la secadora, y concretamente en este post veremos cómo podemos desinfectarla.

 La secadora es un electrodoméstico increíblemente útil ya que aunque se invierno, haya lluvia, nieve o incluso el diluvio universal, tener nuestras prendas secas no será una odisea. A pesar de que mucha gente piensa que estos electrodomésticos quedan limpios tras su uso, es importante que cada cierto tiempo los limpiemos bien, ya que pueden quedar restos de suciedad que se van acumulando y hacen que nuestras prendas no queden en el estado que deseamos. Por lo tanto, en este post veremos todas las claves y trucos para desinfectar las secadoras de ropa EVVO para acabar con todas las bacterias y microorganismos que puedan quedar en ella.

 

Limpiar la secadora para alargar su vida y que la ropa salga como nueva

Como todos nos podemos imaginar, si hay suciedad acumulada en el electrodoméstico, la lavadora no podrá funcionar al cien por cien de su capacidad y esto entorpecerá su trabajo, lo que repercutirá en el estado de las prendas que introduzcamos en ella. Si queremos que nuestra secadora funcione lo mejor posible y que nuestra ropa se seque y quede en el mejor estado, debemos llevar a cabo una limpieza del electrodoméstico periódicamente. Además, la limpieza de la secadora también es importante para alargar su vida útil lo máximo posible.

 

Desinfectar la secadora paso a paso

A continuación vamos a ver los pasos que debemos seguir para desinfectar nuestra secadora y dejarla totalmente limpia. De esta manera acabaremos con todos los restos de suciedad que pueden quedar en ella con el uso.

 

Desconectar la secadora

Es importante que antes de proceder a la limpieza de la secadora desconectemos el electrodoméstico para evitar posibles accidentes. Para ello, desenchufaremos la secadora en la parte posterior. Además, si acabamos de utilizar la secadora, deberemos esperar a que esta se enfríe, ya que es peligroso llevar a cabo la limpieza si esta todavía sigue caliente.

 

Retirar las prendas de la secadora

Este paso puede parecer muy obvio, pero es importante que si queremos desinfectar la secadora antes nos aseguremos de que no queda ninguna prenda en su interior.

 

Vaciar el depósito de agua

Las secadoras cuentan con un depósito de agua en el que se acumula la humedad que sale de la tela de nuestras prendas. Para vaciar el depósito de agua primero debemos extraerlo, tirando de él suavemente hacia nosotros. Una vez fuera, vaciaremos el depósito de agua en el fregadero. Es importante hacer esto frecuentemente ya que si el depósito de agua está lleno la secadora no puede trabajar. Una vez vacío lo introduciremos de nuevo en la secadora en su lugar. Normalmente al introducir el depósito suena un “clic”, esto significa que ya está colocado correctamente. En caso de que nuestra secadora esté conectada al desagüe, no tendremos que llevar a cabo este paso ya que el agua de la ropa sale sola del electrodoméstico. Además, en alguna secadoras de bomba de calor no es necesario llevar a cabo este paso tampoco ya que eliminan el agua de manera automática.

 

Limpiar el filtro de la secadora

En el filtro de la lavadora se acumulan todos los restos de pelusas, polvo, tierra, partículas… Por lo tanto es importante limpiarlo periódicamente para que la secadora pueda seguir funcionando bien, no sólo cuando queramos desinfectar la secadora. Para limpiar el filtro de la secadora simplemente tendremos que extraerlo y retirar con un paño de algodón los restos de suciedad que se acumulan en él. También se puede limpiar el filtro utilizando una aspiradora con algún cabezal que sea apropiado para este componente. De esta manera retiraremos la suciedad en cuestión de segundos. Una vez limpio y sin restos de suciedad, colocaremos de nuevo el filtro en su lugar.

 

Limpiar el condensador

El condensador de la secadora, también denominado intercambiador de calor, es un componente que es importante cuidar ya que tiene un papel muy importante en el electrodoméstico. Tanto es así que si el condensador tiene suciedad acumulada, la secadora no funcionará igual y puede afectar tanto al tiempo de secado como al resultado de las prendas. También es importante saber que hay algunas secadoras que cuentan con autolimpieza del condensador. Para limpiar este componente, lo más fácil es hacerlo utilizando una aspiradora, ya que en muchas secadoras no se puede extraer. En caso de que en nuestra secadora el condensador se puede extraer, colocaremos una toalla en el suelo antes de sacarlo por si expulsa agua al retirarlo y una vez fuera lo limpiaremos bien en el grifo del fregadero con agua tibia. Nos ayudaremos de las manos para ir retirando las pelusas acumuladas, pero debemos tener mucho cuidad ya que se trata de una pieza delicada. Tampoco es recomendable utilizar otros productos ni herramientas para sacar las pelusas ya que el condensador se puede dañar. Una vez limpio, lo colocaremos de nuevo en su lugar. 

 

Limpiar el tambor de la secadora 

El tambor de la secadora es su parte principal ya que es el lugar en el que se secan nuestras prendas, y por lo tanto, también una parte en la que se puede acumular suciedad, ya sea porque nos hemos dejado algo en algún bolsillo de alguna prenda o porque aunque hayamos lavado las prendas quede alguna partícula. Para limpiar el tambor, utilizaremos un trapo o paño de algodón limpio que humedeceremos con agua y un poco de detergente, jabón, vinagre blanco o lejía. Pasaremos el trapo por toda la superficie del tambor para acabar con todos los restos de suciedad.

 

Limpiar los sensores de humedad

Otra parte importante de la secadora son los sensores de humedad. Estos sensores detectan cuánto agua tienen las prendas que introducimos en la lavadora y van controlando hasta que estén secas. En esta parte también se puede acumular suciedad y sobre todo cal. Por lo tanto, es una parte que también debemos limpiar y para ello simplemente tenemos que abrir la puerta y retirar los restos con un paño o toalla húmedo.

 

Limpiar el exterior de la secadora

Obviamente la suciedad en el exterior de la secadora no va a afectar a su funcionamiento ni al resultado de nuestra ropa, sin embargo, al ser la parte que se ve del electrodoméstico es normal que la queramos mantener limpia, sin manchas ni restos de suciedad. Para limpiarla simplemente tendremos que pasar un paño o trapo con algún producto de limpieza apto para el material del que está compuesto el exterior de nuestra secadora, por ejemplo acero inoxidable.

 

Desinfectar la ropa en tiempos de coronavirus

En los tiempos en los que estamos viviendo, es importante extremar las precauciones y tratar de llevar a cabo todas las recomendaciones para evitar los contagios de COVID-19. Hablando de desinfección, algo que preocupa a muchos últimamente es cómo desinfectar la ropa para evitar el coronavirus. Lo más recomendable es lavar la ropa a más de 60º, ya que a esta temperatura el virus no puede sobrevivir. Sin embargo, si queremos lavar prendas que son delicadas y no se pueden lavar a temperaturas tan altas, lo que haremos es, además de detergente, introducir un poco de vinagre blanco en el cajetín del detergente. Además, utilizar la secadora es recomendable ya que esta utiliza aire caliente, algo poco compatible con el virus.

 

Esperemos que toda esta información acerca de cómo desinfectar la secadora sea útil y que la pongamos en práctica para que nuestra secadora dure mucho y la ropa salga con el mejor resultado posible. Aquí se pueden consultar nuestros modelos de secadoras EVVO