Secadora de ropa y su consumo

 

Uno de los principales aspectos a considerar a la hora de comprar una secadora EVVO es el tema relacionado al consumo de energía, dado que el incremento que se podrá generar en cuanto al gasto de electricidad provocado por su uso.

Pero al mismo tiempo, no se pueden dejar a un lado las ventajas y beneficios que se obtienen al adquirir este tipo de tecnología. Estas ventajas han contribuido a que las secadoras sean un electrodoméstico cada vez más vendido.


Beneficios de las secadoras Clase A++

Los beneficios que se obtienen a la hora de adquirir una secadora que cuenta con clasificación clase A++ son los siguientes:

  • Ahorro a largo plazo en base a su eficiencia energética.
  • Su ciclo de vida es mayor, dado su eficiencia y menor consumo.
  • Ofrecen los mismos o mejores resultados que una secadora sin eficiencia energética.
  • Minimizan el impacto medioambiental generado.

 

Importancia de la  secadora cuando llega el invierno

El invierno es una de las épocas del año en las cuales resulta más difícil llevar a cabo el secado de la ropa al aire libre, siendo en este caso indispensable disponer de este electrodoméstico dado que ofrecerán una mayor calidad en el secado de la ropa durante esta época.

 

¿Cuál es el consumo eléctrico para una secadora al mes?

El consumo medio que realiza una secadora es de 270W por hora de funcionamiento, Por lo tanto, si se multiplica las horas de duración del ciclo de secado considerando los días al mes de uso se podrá obtener un cálculo aproximado del consumo que genera.

Consumo de una secadora de ropa a gas

Este tipo de secadoras de ropa a gas generan menos gastos, debido a que el coste de gas es más económico que el consumo de energía eléctrica.

Para su uso solo se debe disponer de una conexión fija y subterránea para el gas natural. Sin embargo, es importante destacar que actualmente se ha minimizado su uso ya que es un electrodoméstico difícil de instalar.

 

Tipos de secadora

Las secadoras se pueden diferenciar por su tipo de funcionamiento ya que esto influye en su consumo energético, pudiendo destacar los siguientes tipos:

  • Secadora de evacuación.
  • Secadora de condensación.
  • Secadora con bomba de calor.

 

¿Cómo se calcula el consumo de una secadora de ropa?

Este cálculo se lleva a cabo considerando el tipo de secadora utilizada. Hay que tener en cuenta para los cálculos que el consumo medio de una secadora es de 270 W por hora para obtener el consumo mensual de energía. Además, que los ciclos de secado duran entre 60 y 120 minutos, dependiendo del tipo de ropa.

Con esta información y conociendo los ciclos de secado que se efectúen se puede calcular el consumo de la secadora.

Es por ello que se muestra la siguiente tabla con el promedio de consumo empleado en cada tipo de secadora para calcular su presupuesto mensual:

 

Tipo de secadora

Consumo por hora (kWh)

Bomba de calor

2,2 kWh

Condensación

4,2 kWh

Evacuación

4,8 kWh

 

Secadoras de bomba de calor y su consumo

Las secadoras de bombas de calor son las que menor consumo generan, permitiendo así ahorrar en las facturas de electricidad, contando con una clasificación A++. Así mismo, pueden secar hasta 9 kilos de ropa a unos 30° menos que otro tipo de secadoras, hasta con los tejidos más delicados.

Pudiendo destacar además los siguientes aspectos que la hacen más efectiva y eficiente:

  • Dispone de un sensor que mide el grado de humedad en la ropa frecuentemente y al alcanzar la temperatura de secado seleccionada se detiene.
  • Efectúan auto limpieza de las pelusas alojadas en el condensador automáticamente, reutilizando el agua que se encuentra condensada generada del ciclo de secado.
  • Cuenta con paneles antivibración que hacen que sea muy silenciosa.

¿Qué beneficios ofrecen las secadoras de ropa?

Entre los principales beneficios que se pueden destacar para las secadoras de ropa se pueden mencionar:

  • Se evita la coloración en la ropa generada por el sol en su incidencia directa.
  • La ropa se seca en un corto periodo de tiempo.
  • Se evita tener que colgar la ropa en el tendedero.
  • Elimina los ácaros o virus presentes en la ropa.
  • Minimiza las arrugas de la ropa.
  • Es ideal para familias grandes o personas que requieran de mucho secado de su ropa.

Condensación (8kg) 4,2 kWh (B)

Este tipo de secadora dispone de un mecanismo por medio del cual se conduce el aire húmedo al condensador, enfriando el aire transformándolo en agua líquida que luego se recoge en el depósito, el cual debe vaciarse regularmente.

Por ciclo de lavado admite aproximadamente unos 8 kilos de ropa, consume unos 4,2 kWh y su clase de eficiencia energética es B.

 

Secadora con bomba de calor (8kg) 2,2 kWh (A)

Este tipo de secadora es muy sofisticada y eficiente, dado que se reutiliza el calor utilizando solamente la energía necesaria para el secado de la ropa y minimizado así los gastos energéticos.

Para su ciclo de lavado se permiten 8 kilos de ropa, consume 2,2 kWh y corresponde a la clase de eficiencia energética B.

 

Clase A++

Para minimizar el consumo de energía debemos fijarnos en la eficiencia energética de la secadora. Por ello, los electrodomésticos de clase A llegan a consumir 55% menos que el mismo ubicado en una clase media, generando un ahorro económico óptimo.

La clase A se subdivide a la vez en: A+, A++, A++. Cada una de ellas consume mucho menos que la clase anterior. De ahí la importancia de verificar las etiquetas antes de la compra de este tipo de electrodomésticos para saber a qué clase energética pertenece.

 

Clasificación energética de las secadoras de ropa

Para medir el consumo generado por la secadora de ropa se toma en cuenta su clasificación energética, verificando para ello su etiqueta al momento de la compra.

La clasificación energética se encuentra representada por las primeras letras que conforman el abecedario, A la de mayor eficiencia energética y D la de mayor gasto energético. Debiendo resaltar que las secadoras tipo B y C son las menos vendidas y las D actualmente no se fabrican.

En el caso de las secadoras tipo A existen: A+++, A++ y A+, siendo las triple + las que permiten el ahorro de energía más eficiente.