Descubre las cosas que no deberías poner en el lavavajillas , pues el lavavajillas es un electrodoméstico de gran ayuda para cualquier persona que necesita lavar utensilios, vajillas y cubiertos. Un lavavajillas elimina restos de comida. Usualmente, se encuentra en domicilios particulares y restaurantes. A pesar de su gran utilidad, es importante que sepas que hay cosas que no deberías poner en el lavavajillas.

Una mezcla entre agua y detergente para lavavajillas se activa entre uno o varios rociadores giratorios, para limpiar los elementos de cocina. Para ahorrar agua y energía, la mezcla se recircula. A menudo, existe un preclarado, que incluye o no detergente, drenándose el agua.

Sin embargo, no todo lo puedes lavar en el lavavajillas , ya que existe el peligro que algunos utensilios se dañen y pierdas gran cantidad de materiales. A continuación, conocerás qué cosas no deberías poner en lavavajillas.

El lavavajillas, un gran aliado

En el lavavajillas puede lavar con eficacia gran parte de los elementos que componen tu cocina. Aunque, hay utensilios que al ser lavados con agua muy caliente y el detergente puedan dañarse.

Por ejemplo, tulipas de lámparas o filtros de la campana son aptos para el lavavajillas, pero hay otros que deberías evitar, como los sartenes antiadherentes, las cristalerías antiguas o cubiertos de madera.

Sabemos que el lavavajillas ahorra muchísimo tiempo, pero si no eres precavido, muchas herramientas de cocina muy valiosas las perderás y, no querrás quedarte sin cuchillos de alta gama. No todos están fascinados en lavar a mano, por ello, muchas personas prefieren usar el lavavajillas porque ahorrarán minutos en los quehaceres domésticos.

Es posible, que no sepas cómo usarlo, no solo basta con enjuagar los platos. Por ejemplo, hay utensilios que deberías desterrar de tu lavavajillas, a continuación, conoce más sobre las cosas que no deberías poner en el lavavajillas.

Un lavavajillas es completamente eficaz cuando lava a temperaturas altas entre 45 y 60°C, puesto que elimina grasa y bacterias que el lavado a mano. Además, se gasta menos energía y agua.

¿Cuáles son los materiales no aptos para el lavavajillas?

Ten cuidado con aquellos objetos que metes en el lavavajillas , porque combinar la humedad, la temperatura alta y estos detergentes enérgicos pueden deteriorar rápidamente ciertos materiales, ya que acortan su ciclo de vida.

Hay ciertos productos de cocina y vajillas que tienen leyendas o logotipos que señalan si resisten el lavado en lavavajillas, pero no siempre es así. Si no existe alguna indicación, es preferible evitar estos materiales.

A continuación, te presentamos algunas piezas muy delicadas que al entrar en contacto con el agua y el detergente se pueden dañar en este electrodoméstico.

Cuchillos con mango de acero templado o mango de madera

Los cuchillos de mesa se lavan en el lavavajillas sin inconvenientes. Igualmente, hay cuchillos de cocina de acero inoxidable con mango de pasta o plástico. En cambio, los cuchillos con acero templado o de madera son objetos que debes evitar en el lavavajillas.

Los detergentes suelen ser súper agresivos con el acero y pueden comenzar aparecer manchas de óxido. Lo mismo sucede con la madera, al ser muy porosa, tiende a hincharse con la humedad y terminan abriéndose.

Aunque los objetos estén muy bien cubiertos por el barniz, el deterioro será mismo. Las temperaturas muy elevadas del lavavajillas dañan con facilidad el barniz de las piezas de madera. Progresivamente, la capa protectora se desgasta al no secarse correctamente.

Cristalerías y objetos delicados

La cristalería de valor , por ejemplo, la antigua, es mejor lavarla a mano, puesto que el cristal podría perder transparencia y el brillo con los lavados. Aunque, si deseas meter la cristalería en el lavavajillas, utiliza el programa delicado, con menor duración y una temperatura más baja.

Si tienes objetos de porcelana o de cristal, pero les tienes muchísimo aprecio, evita el riesgo y lávalos a mano para que no choquen una pieza con otra. Además, las altas temperaturas podrían dañar su decoración. Si no quieres pasar un mal rato, cerciórate que no se volqueen durante el lavado.

Ollas y sartenes antiadherentes

Las ollas y sartenes recubiertos con teflón son mejores para lavarlos a mano, en caso que el fabricante no indique que sean aptas para el lavavajillas.

Durante el proceso de lavado a máquina, la capa antiadherente puede agrietarse a causa de la acción abrasiva del calor y del detergente, lo que ayudaría a desprenderse progresivamente, teniendo como resultado sartenes adherentes.

Si vas a lavar estos sartenes u otro objeto parecido a mano, es ideal que uses una esponja suave para el interior, puesto que los de lana de acero o de fibra arañan el material antiadherente.

Tapas de las ollas a presión

Durante el lavado está el riesgo que en los conductos de la válvula queden partículas que pueden obstruirla. Así mismo, las gomas pueden perder elasticidad y dejan de ser útiles. Hay ciertos modelos que te permiten quitar con facilidad estas gomas, si tu olla de presión es así, no dudes en meterla en el lavavajillas después de retirarla, aunque es preferible lavarla a mano.

Los utensilios de madera

Los utensilios como cubiertos de madera o tablas para cortar , se deben lavar a mano. Ten en cuenta que el agua caliente puede causar fisuras en la madera, haciéndolas hinchar y posteriormente agrietar, quitándole larga vida al utensilio.

Los objetos de hierro

Las ollas , teteras o sartenes son menaje de hierro, estos objetos sin esmaltar requieren de un proceso largo para su curado y obtener una antiadherencia correcta. Por lo general, estos utensilios son muy pesados y de color negro, deben limpiarse a mano y con abundante agua, de preferencia utilizar un estropajo no abrasivo.

Algunos objetos de cobre y de aluminio

El aluminio sin esmaltar es muy utilizado para cafeteras tipo italiano y moldes para repostería. Por ejemplo, al lavarse en lavavajillas tienen aparecer manchas oscuras sobre la superficie a causa de las altas temperaturas y del detergente que contiene sustancias abrasivas.

Por esta razón, los utensilios de cobre no deben lavarse a máquina, ya que perdería el color y acabaría apareciendo manchas que son muy difíciles de eliminar.

Botellas con etiquetas de papel

Meter botellas con etiquetas de papel en el lavavajillas resulta ser muy común porque es muy eficaz para eliminarlas, pero es un grave error; lamentablemente, los restos de papel terminan desprendiéndose y atascándose en el desagüe, esto dañaría progresivamente tu lavavajillas.

Si en algún momento lo olvidas y metes las botellas con etiquetas en el lavavajillas, recuerda chequear revisar el filtro después del lavado para quitar los restos de papel.

Platos y vasos de plásticos

Antes de meterlos al lavavajillas, asegúrate que sean aptos para lavar a máquina, ya que al finalizar el ciclo vas a encontrar platos bien deformes y dibujos borrados. Hay vasos y jarras graduadas con marcas que van impresas y pueden desaparecer, esto elimina parte de su utilidad.

Los ralladores

Los ralladores que tienen filo, al igual que los cuchillos. Al entrar en contacto con agua caliente, comienzan a perderlo. Por otra parte, por su estructura y los recovecos del rallador, es mejor hacer una limpieza absoluta a mano.

Cafeteras italianas

De acuerdo a las estructuras de las cafeteras italianas no pueden lavarse a máquina, además, no se usa detergente para su limpieza. Por tanto, es importante higienizarlos con agua caliente.

Utensilios sobredimensionados

Los objetos sobredimensionados se pueden dañar en el lavavajillas. Puesto que entorpecen el giro durante el mecanismo de lavado.

Por otra parte, los cortadores de galletas son delicados y frágiles, no soportan las condiciones del lavavajillas. De la misma manera, los moldes para tortas y los de bundt cake que tienen varios relieves.

Termos portátiles

Los termos portátiles no son compatibles con el lavado en lavavajillas, o verifica que soporten este tipo del lavado y que el envase lo detalle.

De seguro te preguntas por qué, la capa de aislamiento puede romperse por las condiciones del agua durante el proceso de lavado. Aunque la mayoría de estos modelos suelen ser resistentes al lavavajillas, por ello verifica la descripción del paquete.

El hervidor de agua o la Kettle

Este pequeño electrodoméstico no se ensucia demasiado, es importante hacerle un mantenimiento, ya que las resistencias pueden llenarse de cal.

Para limpiarlo solo debes llenar la jarra con agua y vinagre para ponerla a hervir. Luego, vaciamos la tetera y repites el proceso hasta aclarar. Hazlo cada dos meses, según el uso que se les de y lo dura que sea el agua en tu localidad.

La batidora

No existe impedimento en meter la parte extraíble de la batidora, pero si hay posibilidades que su limpieza no sea correctamente, porque no es sencillo ponerla de pie y cuando se introduce horizontalmente el agua no puede llegar a limpiar las cuchillas.

Con jabón y agua lava el vaso de la batidora, gira sobre la mezcla velozmente. Según lo sucia que esté, es ideal repetir varias veces hasta aclarar.

Coladores y rejillas

Los coladores y rejillas son un fastidio para limpiar. Están compuestas por mallas finas, esto permite que sean incomodas para lavar. Aunque se pueden meter en el lavavajillas, muchas veces no se limpian perfectamente. Es ideal introducirlos boca abajo en un envase con agua y jabón. Esto permite una limpieza uniforme eliminando la suciedad fácilmente.

Táperes de mala calidad

Los táperes son aptos para el lavavajillas los que tienen impreso este icono. Si el táper no esta apto, se esta previniendo el desgaste del material y deformará el recipiente. Ten en cuenta que la parte baja del lavavajillas alcanza las temperaturas más elevadas que la superior, esto daña los envases plásticos no compatibles.

Cerámicas o arcillas mal barnizadas

Sucede lo mismo que con los objetos de madera, los recipientes de cerámicas mal procesados no se lavan en lavavajillas, ya que su material poroso podría desprenderse en trozos. Al estar la capa protectora deteriorada, es más sencillo que los patógenos se introduzcan.

Conoce las cosas que puedes meter en el lavavajillas

Para una vida más sencilla, te presentamos las cosas que puedes meter en el lavavajillas :

La olla de cocción lenta o Crock-pot

Hoy en día este tipo de olla es usa con mayor frecuencia, su fácil manejo y precisión en la cocción, está permitiendo una alimentación más saludable.

Estos modelos de ollas se dejan funcionando durante la noche para tener por la mañana un delicioso guiso hecho por un chef profesional. Como su cocción es lenta, es muy difícil que la suciedad quede incrustada.

El único detalle es la carcasa, ya que no debería mancharse, pues no se cocina nada directamente en ella, aunque se puede traspasar la suciedad de la olla que es compatible en el lavavajillas.

Si deseas evitarlo, al finalizar la cocción, cuando esté fría y desenchufada, pasa un paño suave o esponja húmeda. Si hay alguna mancha caprichosa, utiliza vinagre para eliminarla.

Algunos objetos de aluminio

El aluminio es apto para el lavavajillas, pero los minerales en el agua posiblemente causen oscurecimiento o manchas. Para eliminarlas, usa una esponja de lana de acero llena de jabón para frotarlo con delicadeza.

Objetos de cristal, gres y porcelana

En su mayoría estos objetos son seguros, aunque si las piezas son pintadas artesanamente o son muy frágiles, es mejor lavarlas a mano.

El vidrio

Por lo general, el vidrio es un material lechoso, ya que se puede amarillear luego de varios lavados en el lavavajillas.

Algunos artículos de plástico

Existe amplia variedad de artículos de plástico, cada uno cuenta con capacidad para soportar el calor y algunos detergentes.

Si confirmas que son aptos al lavavajillas, asegúrate de ubicarlos sobre la rejilla superior, preferiblemente que estén lejos de la zona del calor, no uses ciclos de temperaturas muy elevados durante el lavado y secado.

La plata y el acero inoxidable

La plata y el acero inoxidable son materiales muy seguros para el lavavajillas, aunque es ideal que te asegures de enjuagar si no lo lavarás de inmediato porque al tener contacto prolongado con alimentos irán perdiendo su acabado.

Con esta sencilla información podrás darles larga durabilidad a tus herramientas de cocina más preciadas y contarás con calidad por más tiempo.