¿CUÁNTA ENERGÍA ELÉCTRICA CONSUME TU MICROONDAS?

Cuando pensamos en comprar un electrodoméstico nuevo lo primero en lo que nos fijamos es en su consumo energético, sobre todo en los grandes electrodomésticos. No es lo mismo comprar una lavadora que consume 2200 kWh a una que consuma 1500 kWh, a final de año veremos una diferencia considerable entre el consumo de electricidad generado por una u otra.

Según un estudio del IDAE, un español que alcance una media de 990€ anuales en luz, 546€ se deben al uso de electrodomésticos.

Si quieres conocer cuál es el consumo de los grandes electrodomésticos puedes consultar nuestro post ¿Sabes cuánto consumen tus electrodomésticos?. En él te contamos algunos trucos sobre cómo poder ahorrar en tres grandes electrodomésticos que pueden suponer la mitad del consumo energético de tu factura: el frigorífico, la lavadora y el lavavajillas.

 

¿CUÁNTO CONSUMEN LOS ELECTRODOMÉSTICOS QUE UTILIZAMOS PARA COCINAR?

Entre los electrodomésticos más utilizados para cocinar se encuentran las placas de cocina, el horno eléctrico y el microondas, todos ellos con diferentes funcionalidades y necesidades de uso, pero también con diferencias notables en cuanto a su consumo energético.

Dependiendo de si eres un apasionado de los fogones y si pasas horas cocinando o, por el contrario, cocinas porque comer es una necesidad básica, el consumo de tu factura de luz será muy diferente.

A continuación veremos cuando gastan los electrodomésticos que se utilizan para cocinar:

PLACAS ELÉCTRICAS

Su consumo depende del uso que le des y del tamaño y el número de fuegos que utilices.

En las placas convencionales, el consumo aproximado de un fuego es de 825 Wh y ronda el 15% del total de la vivienda.

Si queremos reducir el ahorro en este tipo de electrodomésticos es importante que consideremos la opción de elegir una placa de inducción, pues consumen un 45% menos de energía que las convencionales.

Por otro lado, también existe la posibilidad de elegir una cocina de gas en lugar de las placas eléctricas convencionales, que consumen aproximadamente la mitad, entre 400-450 Wh. Pero su inconveniente es que el ahorro energético que conseguimos tenemos que destinarlo a la contratación de un servicio de gas y su mantenimiento, que se debe hacer periódicamente para evitar fugas de gas. Con lo cual, su mantenimiento es mucho más laborioso, por no hablar de su limpieza, que se hace especialmente pesada al tener que ir limpiando los fuegos uno a uno.

Si de lo que se trata es de ahorrar dinero y tiempo y hacer un consumo más responsable, elegir la placa de inducción es la opción más recomendable entre las tres:

  • Consume mucho menos.
  • Cocina más rápido, ya que enfoca el calor directamente en el recipiente.
  • Admiten todo tipo de recipientes.
  • Su limpieza es mucho más sencilla.
  • El calor residual permite apagar la placa para acabar de cocinar sin consumir energía. 

HORNO ELÉCTRICO

El horno eléctrico se suele utilizar para elaborar recetas más complejas que necesitan, normalmente, una cocción más lenta. Esto hace que su consumo se dispare y representa el 8,3% del gasto energético total de los electrodomésticos de la casa.

La potencia de estos electrodomésticos ronda entre los 950 y los 1500 Wh, lo que aumenta considerablemente el consumo de electricidad en nuestra factura a la hora de preparar alimentos que necesitan más de una hora de cocción.

Algunos trucos que podemos aplicar, y que resultan un ahorro notable a final de año, es apagar el horno cuando falte poco tiempo para que finalice la cocción aprovechando el calor residual y no abrirlo durante su funcionamiento.

MICROONDAS

Los microondas han evolucionado mucho desde que sus principales funcionalidades se basan en calentar leche, agua o café y descongelar o recalentar otros alimentos.

A día de hoy, los microondas son los electrodomésticos con mejor eficiencia energética a la hora de cocinar, en muchos casos pueden sustituir a las placas eléctricas o al microondas para preparar gran variedad de recetas en menor tiempo, lo que supone menor consumo.

Mientras que las placas eléctricas o el horno necesitan calentar primero la superficie para poder cocinar los alimentos, los microondas focalizan su calor directamente en el alimento sin necesidad de alcanzar una temperatura óptima en su interior.

Los microondas incorporan cada vez más funcionalidades parecidas a las de un horno, por lo que muchos de ellos ya han pasado a llamarse horno-microondas, con función grill o tecnología de convección como la de un horno sólo que mucho más rápido y eficiente.

FUNCIÓN

CONSUMO

TIEMPO

Cocinar pizza congelada

300 Wh

15 min.

Asar un pollo de 1,2 kg

900 Wh

45 min.

Calentar 400 gr de comida variada

125 Wh

5 min.

Calentar un biberón a unos 40º

12 Wh

30 s.

Descongelar 500 gr de carne picada

60 Wh

10 min.

Cocinar 600 gr de lasaña congelada

650 Wh

25min.

Fuente: OCU 

Para hacernos una idea del gran ahorro energético que supone el uso del microondas, según el consumo indicado en esta tabla de la OCU el gasto anual de la elaboración de ciertos alimentos es la siguiente:

  • Calentar 700 biberones: 1,3 euros/año
  • Cocinar 50 pizzas (una vez a la semana): 2,3 euros/año
  • Asar 50 pollos (una vez a la semana): 7 euros/año

En el caso de los hornos-microondas de EVVO, utilizan la tecnología de convección natural, que les permite distribuir de una manera más homogénea el calor y cocinar a temperaturas menores, convirtiéndose así en unos de los microondas más eficientes

Además de ahorrar en tiempo y en dinero, el microondas nos garantiza seguridad. Cocinando con el microondas no corremos el riesgo de dejar los fuegos encendidos o el horno en funcionamiento.

 

EL CONSUMO FANTASMA

A la hora de pensar en ahorro energético tenemos que tener en cuenta el consumo fantasma. Se trata de todos los electrodomésticos que mantenemos enchufados a la luz y pensamos que no consumen al no estar en funcionamiento.

Sin darnos cuenta, los aparatos en stand by pueden llegar a suponer el 12% del consumo total del hogar, el doble de lo que consume un lavavajillas. Lo que supone una gran pérdida de energía y un gran consumo de luz para nosotros y un gran daño para el medio ambiente.

Para evitar este gasto innecesario y hacer un consumo más responsable de nuestros electrodomésticos podemos desenchufarlos cuando no los necesitemos o utilizar regletas con un interruptor, que nos permitirán cortar el suministro de luz hacia los mismos sin necesidad de desenchufarlos.

Los hornos-microondas de EVVO incorporan en su panel de control una pantalla LED para conseguir un mayor ahorro energético cuando el microondas no está en funcionamiento. 

Si quieres hacer un cálculo del consumo de los electrodomésticos que tienes en tu hogar puedes utilizar esta calculadora y descubrir cuánta energía gastas. Además, si estás pensando en cambiar tu microondas puedes consultar los diferentes modelos de microondas de EVVO y utilizar la calculadora que te hemos dejado para conocer cuánto puedes ahorrar en tu factura de luz.