Extractor o purificador ¿Cuál es mejor? Comparativa

Cuando debemos tomar la decisión de cuál es el electrodoméstico ideal para depurar el aire que respiramos dentro de casa, es importante contar con la mayor información posible, pues de ello dependerá el adquirir el producto correcto.

Los extractores y los purificadores, forman parte de los aparatos eléctricos, que contribuyen a mantener el aire del hogar en óptimas condiciones, libres de impurezas y humedad; es por ello que la decisión se debe basar en aquel que mejor se adapte a la necesidad que se presente en el ambiente que queremos depurar.

¿Cuál es la diferencia entre un extractor y un purificador?

Las principales diferencias entre un extractor y un purificador de aire son las siguientes:

  • Los purificadores de aire se encargan de limpiar el aire, mientras que los extractores se encargan de sacarlo de una zona determinada, eliminando el aire contaminado y dejando que entre aire nuevo.
  • Los purificadores usan filtros para encargarse de los problemas en el aire. Los extractores son, básicamente, ventiladores.
  • Los purificadores pueden cambiarse de lugar con muchísima facilidad.
  • Los extractores son capaces de adaptarse a las distintas estéticas del hogar.
  • Si el extractor se encuentra adaptado a una campana, puede llegar a ocupar un mayor volumen.
  • Ventajas de usar un extractor

    Los extractores de aire son un electrodoméstico que poseen una gran cantidad de utilidades. Son la herramienta idónea para acabar con el moho, puesto que ayudan a generar la ventilación necesaria en los espacios donde se acumula una gran cantidad de humedad o haya mucho vapor, como, por ejemplo, la cocina o el baño.

    Existen áreas en las que puede llegar a acumularse gases que no son nada beneficiosos para las personas, como pueden ser sótanos o áreas donde se acumule humo de tabaco. En las cocinas suelen funcionar muy bien, dado que permiten eliminar todos los desagradables olores que aparecen por cocinar alimentos.

    Otro beneficio de un extractor es que pueden llegar a eliminar el calor. Por lo general, cuando aumenta la temperatura, el calor se eleva y se termina acumulando en los techos de las habitaciones, por lo que un extractor permite ventilar el área y llevarse todo ese calor. Suelen funcionar muy bien en las campanas de encimera de la cocina.

    Son dispositivos que, en condiciones normales, no suelen hacer demasiado ruido, por lo que no será necesario tener que elevar la voz al hablar.

    Ventajas de usar un purificador

    Los purificadores de aire son un dispositivo esencial para mejorar la calidad del aire que se respira. Millones de personas, a día de hoy, son alérgicas al polen, por lo que contar con un purificador de aire es la mejor solución a este problema, ya que se encarga de acabar con estas partículas y crear un ambiente saludable libre de alergias.

    Por otro parte, la limpieza diaria en nuestros hogares, si bien es fundamental para tener una vida saludable, no termina por crear ese medio ambiente libre de contaminación para nuestra salud. Aquí es cuando entra en juego un purificador de aire, pues sin él, las partículas contaminantes se quedan en suspensión en el aire y, al respirar, terminan entrando en nuestro cuerpo. Con el paso del tiempo, el estar siempre rodeado de un aire poco saludable puede terminar haciéndonos enfermar de gravedad.

    Además del tema de las partículas contaminantes, también debemos tener en cuenta que los purificadores de aire son capaces de acabar con los malos olores en el ambiente. Algunos purificadores pueden llegar a realizar tareas de calentamiento en invierno y de ventilación en las épocas de verano.

    Mantenimiento de un extractor

    El aire contaminado, con el tiempo, puede terminar afectando al motor, las aspas o alguna parte relacionada con la electrónica, esto se debe, principalmente, a que las partículas contaminantes que se encuentran en el aire se van acumulando en el extractor. Por tanto, realizar un mantenimiento bimensual o trimestral permitirá tener siempre en buen estado al extractor.

    Hay una serie de pasos que se pueden seguir para limpiar uno de estos dispositivos:

    Primero, asegúrese de que el extractor este apagado, si tiene tornillos, retírelos con un destornillado. Con el uso de una aspiradora y un cepillo, se retira el polvo que se va acumulando en el interior. Se recomienda repasar la parte exterior del motor con un paño para darle un toque extra de limpieza.

    Una vez limpiado el motor de hierro, el siguiente paso es pasar a limpiar la rejilla de metal. Para esto se puede ubicar la rejilla sobre un recipiente que se encargue de acumular el polvo y suciedad que se ira desprendiendo. Dado que todo el sucio estará acumulado en la superficie, lo mejor es usar un cepillo para retirar la suciedad. 

    Cuando estas partes estén limpias, lo que se puede hacer es repasar todo con una aspiradora para terminar de retirar cualquier partícula o polvo que haya podido quedar. Para finalizar, se sugiere pasar un paño.

    Mantenimiento de un purificador

    Los purificadores de aire llevan consigo un filtro o cartucho que les permite eliminar todo aquello que se encuentre en el aire y sea perjudicial para la salud. Por esta razón, mantener el purificador en un buen estado es una tarea de suma importancia. 

    Para empezar, lo primero que debe hacerse a la hora de darle mantenimiento al purificador es apagarlo y desenchufarlo para que no haya electricidad en el aparato y así evitar accidentes. Seguidamente, se puede limpiar la parte exterior de plástico usando un paño suave y que este húmedo. Con la ayuda de un cepillo, se puede limpiar el polvo que se acumula en la superficie del filtro de aire de la rejilla. Si se desea limpiar el interior del purificador de aire, se recomienda retirar los filtros y usar, en este caso, un paño suave y que este seco. 

    Como advertencia, no permita que la humedad entre en contacto con la caja protectora del purificador de aire. Lo siguiente que puede hacerse es limpiar los prefiltros. Para esto, lo primero que debe hacerse es apagar y desenchufar el purificador. 

    Abra la rejilla principal y remueva el marco del prefiltro. Si este tiene acumulado una gran cantidad de partículas como polvo o pelusas, lo mejor que puede hacer es lavarlo a mano con un jabón y agua tibia. 

    Este pre-filtro se recomienda que sea lavado aproximadamente cada 30 días de ser necesario. Si el pre-filtro se encuentra dañado o muy desgastado, lo mejor que puede hacer es sustituirlo. Es muy importante lavarlo a mano y no en lavadoras.

    Una vez se haya lavado el filtro, enjuáguelo y séquelo muy bien antes de colocarlo de nuevo en la rejilla del purificador de aire. Se recomienda secarlo a mano, suavemente, usando una toalla. Para finalizar, vuelva a colocar el pre-filtro en la rejilla y cierre el marco.

    ¿Qué energía consume un extractor y un purificador?

    En cuanto a los extractores, al ser aparatos pequeños, no suelen tener un consumo de energía muy alto. Suelen rondar en 30 Watts. Si estos extractores se encuentran instalados en una campana de cocina, es posible que, si es de noche y se tiene la luz encendida, se llegue a tener un consumo máximo de 200 W.

    Por otro lado, los Purificadores de aire también suelen rodar en un consumo de entre 40 y 60 Watts.

    Dejar un comentario