¿Cómo limpiar efectivamente las aspas del lavavajillas?

El mantenimiento del lavavajillas es muy importante para que funcione de forma correcta, por este motivo esta limpieza se debe hacer constantemente ya que en los aspersores puede acumularse comida que impida que el agua pase fácilmente lo que implica que la limpieza no se hará muy bien.

Es muy importante limpiar el lavavajillas de vez en cuando ya que cada vez que se utiliza después del desayuno, almuerzo y cena, se pueden ir acumulando pequeños trozos que pueden obstruir el paso del agua, por eso debes asegurarte muy bien de hacer una buena limpieza y de que no quede ningún rastro de suciedad que impida el funcionamiento del lavavajillas.

Hay que estar muy consciente del buen uso del lavavajillas, ya que de esta manera podemos prevenir un daño que puede salir muy caro. Por este motivo es muy importante que se limpien todos los restos de alimentos con un papel o con un poco de agua, de esta manera evitamos que se acumulen tanta suciedad en el lavavajillas.

La suciedad de igual forma se estará acumulando en el aparato aunque se limpien los restos de los platos por lo que siempre será la mejor solución una limpieza a fondo la cual deba hacerse con regularidad. Un buen mantenimiento permitirá que el lavavajillas tenga una larga duración

Pasos para limpiar el Lavavajillas

Es importante hacer una buena limpieza del lavavajillas de forma regular,  se recomienda que por lo menos dos veces por año se deba extraer las aspas del lavavajillas para poder limpiar correctamente los electrodomésticos, de igual forma se debe sacar el aparato del desagüe en la cual normalmente se acumula la suciedad.

Para hacer una buena limpieza en primer lugar lo que se debe hacer es retirar las bandejas del lavavajillas lo cual permitirá un mejor acceso al interior. Luego hay que sacar las aspas, deberás hacer un poco de presión o dar una vuelta a una tuerca o pasador de plástico grande la cual está sujetando la estructura. Ahí notarás que las aspas cuentan con unos orificios por donde el lavavajillas expulsa el agua cuando realiza los lavados.

 Después de extraer las aspas se debe sacudir cada una con mucho cuidado, limpia cada una de las aspas hasta que puedas eliminar por completo la suciedad. Para una mejor limpieza puedes introducir el agua del grifo en el centro del aspa, esto es para hacer una limpieza más a profundidad en el caso de que las manchas persistan. 

Debes asegurarte que las aspas queden muy limpias, comprobando cavidad por cavidad en cada una. Deberás agitar con mucha fuerza, de igual forma enjuagar y volver a utilizar el agua hasta que logres eliminar por completo toda la suciedad.

 En este momento debes limpiar las ranuras de las aspas, y además también el desagüe del lavavajillas. Por último tienes que poner cada pieza en su lugar, y realizarás una prueba de lavado que te permita hacer una comprobación de que todo está bien. 

Limpiar el lavavajillas por dentro

Cuando después de usar el lavavajillas aparecen en tus platos restos de suciedad y no se ve reluciente, esto nos indica que algo no anda bien y que se debe hacer rápidamente una buena limpieza a fondo para que pueda recuperar su potencial, de esta manera puedas con un aparato que te permita ahorrar agua y energía en cada lavado.

Realizar una limpieza al lavavajillas por dentro es un tiempo muy aprovechado aunque te tomes un poco más de tiempo, ya que normalmente los restos de comida se pueden acumular y en el contacto con el agua puede producir escamas de cal, dicha suciedad suele acumularse en las zonas claves que no permitirá para su buen funcionamiento, puedes ayudar removiendo de la vajilla con una servilleta los restos de carne, arroz, maíz, entre otras más.

 Para limpiar por dentro el lavavajillas se debe desmontar el filtro ya que toda la suciedad termina creando un tapón por aquí, para extraer toda esa basura acumulada lo puedes hacer con un cepillo de cerdas duras. Debes limpiar las aspas ya que si está sucia no podrá hacer una buena limpieza, para limpiar la grasa debes usar agua caliente y jabón para lavar las aspas, además puedes ayudarte de mondadientes para remover los restos más difíciles.

Debes sanear los conductos internos, esto se realiza a través de la aplicación de algún producto para la limpieza del lavavajilla. Se usa retirando el precinto y se coloca dentro del lavavajilla, se debe programar un ciclo largo con el aparato vacío. También se puede usar una opción más económica añadiendo una mezcla de vinagre y ácido cítrico en polvo, este no es un producto tóxico, y se puede encontrar en varios comercios como los supermercados y droguerías.

Una opción buena para la ecología es utilizar vinagre, debes programar un ciclo de lavado a una temperatura máxima sin vajillas, sin detergente, espera unos pocos minutos y después que se llene de agua, deberás abrir la puerta y echar un vaso lleno de vinagre, cierra la puerta para que termine el proceso de lavado. Al terminar puedes omitir el secado, apágalo y deja la puerta abierta para que se seque y así evitar la aparición de moho, este es un método libre de contaminación al medio ambiente.

¿Si el lavavajillas se ensucia qué se debe hacer para solucionar el problema?

Si cuentas con un lavavajillas que ensucia mucho, dejando los platos y vasos con una capa de suciedad que luego tendrás que limpiar a mano y que incluso así puede ser difícil que se pueda limpiar. Por eso es muy importante que se haga una buena limpieza que evite todo esos inconvenientes.

Para hacer una buena limpieza que permita recuperar su buen funcionamiento, se deben quitar las aspas cuidando de que no se vayan a romper, después de sacarlas se procede a abrir la llave de paso del agua para limpiarlas con agua a presión para remover los restos de comida o suciedad que todavía estén. Después se vuelven a colocar las aspas en su sitio.

Para limpiar los filtros se debe usar agua a temperatura ambiente y con un estropajo se procede a quitar la suciedad que se puede haber acumulado, cuando se termine de limpiar se coloca en el sitio que va. El interior del lavavajillas se puede limpiar con una mezcla de agua con vinagre frotando suavemente con una bayeta para remover cualquier resto de suciedad.

Para terminar el proceso de limpiado se elimina el agua que posiblemente haya quedado en los filtros, luego se utiliza un limpiador de lavavajillas y se pone un ciclo de lavado al vacío para terminar de limpiar completamente el aparato.

Dejar un comentario