¿Cómo limpiar un sofá de polipiel?

Un mueble fabricado en polipiel es una excelente opción ante un sofá de piel, ya que resulta más económico y aporta el mismo resultado estético a la estancia en la que se coloca. Además, produce sensación muy agradable al tacto. 

En el mercado actual existen varios modelos de sofá de polipiel que imitan bastante bien al cuero, tanto así que puede ser difícil diferenciar rápidamente uno de otro. Sin embargo, los muebles de este material requieren unos cuidados y mantenimiento constante, por lo que te indicaremos los mejores métodos para que tu sofá esté como el primer día. 

Cuidados esenciales de un sofá de polipiel

El material sintético con el que se fabrican los sofás de polipiel exige algunos cuidados importantes que recomiendan los expertos en la materia. Hemos destacado los siguientes. 

Su ubicación

Es muy importante que el sofá de polipiel se ubique en un lugar de la casa en el que no se exponga a la luz del sol directa o una fuente de calor intenso. Si se coloca debajo de una ventana tienes que asegurarte de que esta tenga cortinas o una persiana. Si tu plan es colocarlo debajo del aire acondicionado, asegúrate de dirigir bien el calor ya que este puede resecar la polipiel con el tiempo. 

También es importante que sitúes el mueble en un área en la que esté lejos de la humedad, por lo que si una de las paredes tiene una filtración o algo parecido, como es obvio, deberás reparar primero esa avería. 

El mantenimiento

El mantenimiento del sofá de polipiel puede realizarse una vez a la semana sin que esto provoque algún daño o manchas en el material. Esto se hace usando únicamente un paño humedecido con agua tibia, con el objetivo de mantenerlo limpio del polvo. 

No utilices ningún tipo de producto limpiador o desinfectante porque esto puede causarles un deterioro a los tejidos del material. De esa manera se mantendrá siempre como nuevo, conservando el brillo original propio de la  polipiel. 

Proceso de limpieza del sofá de polipiel

Existen muchos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de limpiar un mueble de polipiel, como el hecho de que solamente necesitas pasarle un paño húmedo con agua tibia y luego secarlo bien para que no quede húmedo.

Como hemos mencionado anteriormente, una vez que terminas de quitar el polvo con el paño, tienes que secar muy bien la superficie del sofá usando para eso un paño seco, que no suelte pelusa. Nunca lo pongas a secar en el sol porque esto puede dejar manchas del sol y dañarlo de manera indefinida. 

Es importante recalcar que a pesar de algunas tendencias, el uso toallitas desmaquillantes o de bebés, en los muebles de polipiel no es recomendable ya que producen un gran deterioro en el material del sofá quitando el brillo original de la piel.

Tampoco es correcto aplicar betún o cera en el sofá de polipiel, en vista de que algunos de sus componentes químicos pueden dañar considerablemente la superficie del sofá.  

Otro aspecto importante es evitar la humedad en el sofá, por lo que no se debe apoyar la cabeza en él cuando se tiene el cabello mojado ni sentarse cuando aún llevas puesto un bañador húmedo durante la temporada de verano. 

Quitar las manchas más difíciles de un sofá de polipiel

En caso de que el sofá de polipiel presente alguna mancha que resulte muy difícil de quitar es necesario realizar una limpieza más profunda, utilizando algunos productos como estos:

Un jabón neutro

Este es un producto jabonoso que no tiene componentes químicos abrasivos. Se usa aplicando el jabón en el paño humedecido con el agua tibia y frotando con delicadeza. Se debe hacer esto varias veces y se retira el producto pasando de nuevo un paño húmedo. Finalmente, es necesario que seques toda la superficie del mueble pasándole un paño seco. 

Para esto también se puede emplear una bayeta, que es un elemento fabricado con un material muy suave que tiene la capacidad de absorber muy bien el agua. 

El vinagre

En caso de manchas fuertes como el chocolate o la sangre, por ejemplo, se puede aplicar un poco de vinagre destilado o blanco en un algodón, el cual se frota sobre la superficie hasta que desaparezca la mancha. Se retira con un paño humedecido con agua tibia y se seca con otro paño seco. 

La leche limpiadora

La leche limpiadora se aplica tal como el vinagre, usando un algodón impregnado con el producto, el cual se retira con el paño húmedo y jabón neutro, después se seca con un paño seco. Esto es lo más efectivo para las manchas de tinta. 

El amoníaco

Cuando hay una mancha que es demasiado difícil de quitar, puedes humedecer un trapo con amoníaco y pasarlo por el sitio de la mancha hasta que desaparezca. Tienes que aclararlo con un paño humedecido con agua tibia. 

El alcohol de 90 grados

Cuando el mueble tiene una mancha de tinta de bolígrafo o de grasa puedes usar un alcohol de 90 grados, que aplicas con un algodón hasta eliminarla por completo. 

La pasta dental

Este es otro producto ideal para quitar manchas difíciles de un mueble de polipiel. Debes aplicarlo sobre la mancha y esperar un tiempo mínimo de cinco minutos. Después lo retiras con un paño humedecido con agua tibia y finalmente lo secas con un trapo seco. 

La crema nívea de lata azul

La crema de la marca Nivea que viene en una tapa azul es muy efectiva para retirar manchas en un sofá de polipiel. Se pone en la superficie y se quita utilizando un paño humedecido con agua, algo que puedes repetir siempre que consideres que es necesario. 

La piedra de arcilla

La piedra de arcilla es ideal para quitar una suciedad profunda en cualquier mueble de polipiel. Se usa pasándola por el lugar de la mancha, sin ejercer mucha fuerza y sin fregarla. Con el paso de unos pocos minutos la mancha desaparece por completo.

Dejar un comentario