¿Qué mantenimiento realizar a la secadora ?

La secadora se ha convertido en un electrodoméstico indispensable en los hogares españoles. En España, la lavadora y el frigorífico tienen una nueva amiga indispensable, la secadora. Sobre todo en zonas húmedas en las que no se puede secar la ropa de otra manera. Es posible que este aparato estuviera en la categoría con la Televisión y el lavavajillas pero desde que los pisos son cada vez más pequeños y no es posible tender con facilidad, las secadoras se han convertido en un best seller de nuestro catálogo. Así como hay zonas de España en las que no se puede vivir sin aire acondicionado o climatización en las zonas costeras por ejemplo, no se puede vivir sin secadora. 

Antes de limpiar o hacer nada con tu secadora. Lo primordial es leer el manual de instrucciones que viene en la caja de la secadora una vez la dejan en casa. Una vez leído correctamente el manual y llevadas a la práctica los consejos de mantenimiento y limpieza podemos recomendar los siguientes. 

  1. Limpiar el filtro 
  2. Vaciar el depósito que tiene como función retener agua 
  3. Comprobar que el sensor de humedad está correctamente limpio 
  4. Limpiar tanto la entrada como la salida de aire 
  5. Tener un condensador limpio

Limpiar el filtro tras cada uso:

El filtro de las pelusas debe vaciarse después de cada secado. Si la secadora nos indica que debemos limpiarlo también deberemos hacerlo. un filtro limpio garantiza una secadora que trabaja mejor y una larga vida útil. 

Limpiarlo es muy sencillo, abre la puerta, localiza el filtro en la parte inferior de la secadora, lo primero es sacarlo de la máquina, abrirlo y aspirarlo o retirar las pelusas con un trapo y volver a colocarlo limpio. 

Vaciar el depósito de agua

Algunas secadoras, no necesitan instalación ya que tiene un depósito de agua donde se almacena el agua que se retira de las prendas. Este contenedor de agua debe vaciarse con asiduidad. Puedes vaciarlo en el fregadero si tienes la secadora en la cocina o en una zona de lavadero o si tienes la secadora en el cuarto de baño hasta en la ducha. No se trata de mucha agua y es una tarea muy sencilla. 

Limpiar el sensor de humedad

El sensor debe estar correctamente limpio para que haga su trabajo correctamente. Cuando lo limpiamos es importante retirar toda la cal acumulada, esta puede hacer que el sensor tenga un mal funcionamiento. 

Limpiar la entrada y salida de aire

Es recomendable limpiar la entrada y salida de aire al menos 3 veces al año. Esta entrada se encuentra en la parte delantera de la secadora y se pueden acumular pelusas por su proximidad con el suelo. Aspirala cuando veas pelusas, es una tarea fácil en la que se pueden invertir apenas un par de minutos. 

Limpiar el condensador

En caso de que tengas una secadora de condensación, es muy importante mantener limpia esta pieza. Esta limpieza se puede hacer 3 o 4 veces al año y deberá hacerse cuando la secadora lo indique. 

Limpiar el tambor

El tambor es probablemente una de las piezas más importantes de nuestra secadora. Al meter tejidos tan variados es normal que se ensucien y se acumulen pelusas. Lo único que hay que hacer es pasar un paño húmedo una vez el programa de secado haya terminado. 

Qué productos puedo utilizar para limpiarla

Para limpiar los electrodomésticos es mejor usar siempre productos que han sido diseñados para eso. Productos no muy abrasivos y que tengan un resultado satisfactorio. Muchas marcas recomiendan limpiamáquinas concretas, nosotros creemos que si haces buen uso de tu aparato y lo mantienes limpio como hemos mencionado, no es necesario un limpia máquinas. Un paño húmedo de microfibra y una aspiradora son las únicas herramientas que te harán falta. 

Diferencias en la limpieza según el tipo de secadora

La única diferencia entre la limpieza necesaria para la secadora de condensación o la de bomba de calor es que en la de condensación habrá que limpiar el condensador. Es una parte de la máquina que se retira con facilidad y es muy fácil de limpiar. 

En cuanto a la secadora de condensación, es importante limpiar el tubo de evacuación y evitar tapones de pelusas o cualquier otra cosa. 

Una de las ventajas de la secadora de bomba de calor es que su condensador se limpia él solo, por lo tanto, una preocupación menos. 

Meter en la secadora lo permitido.

Antes de usar la secadora. Mira la ropa que tienes en la mano, ¿se puede meter en la secadora? La etiqueta que viene escondida en las prendas y que solo consigue que nos pique indefinidamente la piel, también tiene información válida sobre sus cuidados. En esta, entre otros símbolos podremos ver un círculo dentro de un cuadrado o rectángulo. En caso de que este símbolo esté tachado, significa que no se puede secar con la secadora. Entre las prendas más típicas que no se pueden meter en este electrodoméstico encontramos el lino, la lana o el algodón entre otros. 

Ajustar el ciclo correctamente a la ropa que secar.

Los programas de las secadoras son hasta más importantes que los de la secadora. Lavar según qué cosas con un programa u otro, puede funcionar correctamente en la lavadora pero a la hora de secar no es recomendable ir por libre si no poner el programa acorde con lo que estamos secando. Esto prolongará la vida de las prendas ya que se secara lo justo para ese tejido y esa cantidad. Evitar el exceso es recomendable para la ropa y la máquina. 

No meter demasiada ropa

Las secadoras tienen en general bastantes kilos de capacidad. Si bien es cierto, cuando secamos ropa lo mejor es no llenar hasta el tope la secadora pues la ropa se secará peor y tendrá mucha fricción entre ella durante el programa. Además, la ropa mojada pesa más que la seca, con lo cual lo mejor es no llenarla y ponerla en dos secados distintos. Esto conseguirá que el motor no se sobrecargue alargando la vida útil del aparato. De esta forma no se estropea la ropa y no es necesario plancharla tanto. En algunos casos si se hace correctamente la ropa puede ir de la secadora al armario. 

Eficiencia energética como clave del ahorro

Las secadoras consumen energía, lo sabemos, pero por eso es importante elegir la correcta con la mayor eficiencia energética. Como hemos mencionado en otros post recientemente, las identificaciones de la eficiencia energética han cambiado en cuanto a uso de letras y símbolos.  Lo mejor es comprar una secadora con una eficiencia energética lo más cercana a la letra A en el abecedario. 

Centrifugar en la lavadora

Parece obvio pero muchas veces se comete el error de no centrifugar ya que se va a usar la lavadora. Es cierto que muchas revoluciones pueden arrugar la ropa pero es aconsejable centrifugar la ropa aunque sea en un ciclo corto para que la ropa no llegue muy mojada a la secadora y que llegue húmeda. 

 

Dejar un comentario