¿Cómo mover la nevera sin dañarla?

La nevera o frigorífico es uno de los electrodomésticos más pesados, por lo que moverlo a la hora de limpiarlo o trasladarlo de un lugar a otro es una tarea que puede resultar compleja si no se tienen en cuenta los consejos que hacen los expertos al respecto. 

Este electrodoméstico tiene ciertas características que hacen necesario el cumplimiento de un protocolo al moverlo, en especial durante una mudanza, donde se manipula de tal manera que se coloca en diferentes grados de inclinación, en especial si se ubica en una cocina pequeña. 

Mueve paso a paso tu nevera con confianza

Para mover el refrigerador debes seguir una serie de pasos sencillos con los que garantizas la continuidad de todas sus operaciones al ubicarla en otro lugar, ya sea por mudanza o en labores de limpieza. Lo que necesitas realizar para lograr lo que quieres es esto: 

Vaciado total

Es importante que vacíes por completo la nevera antes de empezar a moverla, por lo que debes retirar todos los alimentos que están en las bandejas, los estantes y las demás partes móviles del interior, el cual debes limpiar con agua tibia y jabón. 

En caso de que el aparato tenga un congelador, también tiene que vaciarse todo, quitando las partes móviles para que se descongele, de esa manera el peso será mucho menor.

Desconecta el equipo

Después del vaciado del frigorífico tienes que desconectarlo de la electricidad, con el objetivo de dejar que se descongele totalmente, en caso de que sea necesario (si harás limpieza a fondo o lo trasladarás de un lugar a otro).

Asegura las puertas

Después de quitarle todos los alimentos, bandejas y estantes internos, tienes que asegurar bien las cuerdas, utilizando para ello cables de sujeción o una cuerda. Este es un mecanismo muy efectivo para evitar que las puertas se abran durante el movimiento, causándote daños a otros electrodomésticos como el lavavajillas o el horno.

Inicia el proceso

Ya teniendo atadas las puertas inclina hacia atrás la nevera, ayudándote con una alfombra para que se deslice con más facilidad. Si la cocina tiene moqueta debes colocar unas tapas de plástico en la parte inferior del electrodoméstico para hacer más sencillo el proceso. 

Mueve la nevera

Ahora puedes comenzar a trasladar la nevera en posición vertical, cuidándote de no hacerlo por un costado porque esto puede dificultarte la visibilidad y corres el riesgo de toparte con algún objeto o elemento, hecho que puede provocar una caída del aparato. Este proceso es un trabajo para varias personas, así nos aseguramos de que no hay caídas inesperadas ni golpes. 

Sigue estas recomendaciones para mover el frigorífico sin hacerle daño

Los expertos y fabricantes de frigoríficos hacen algunas recomendaciones importantes para que puedas mover estos electrodomésticos sin causarle ningún tipo de daño. Algunas de ellas son las siguientes:

Evita mover la nevera con todo su contenido interno, porque esto le agrega mucho peso y su desplazamiento se hace muy dificultoso, en especial si se trata de una mudanza. De hecho, esto puede provocar algún accidente al hacer que se caigan los alimentos dentro del frigorífico y puedan romper alguna bandeja de cristal. 

No debes fijar las puertas con cinta adhesiva, pues esto puede provocar un daño considerable al levantar la pintura exterior del aparato. En todo caso podemos usar cinta de carrocero, muy delicada con las superficies. 

Si se trata de una mudanza, lo más idóneo es envolver la nevera con un paño protector para evitar que sufra algún daño externo como rayaduras en su estructura. De hecho esto evita también que se rayen las paredes del hogar. 

Es mejor trasladar el aparato en un camión manual o una plataforma móvil que hace mucho más sencillo el proceso. 

Evita apretar mucho las correas para que la puerta no se deforme o se descuadre. 

Las correas no deben quedar sobre las manijas de las puertas, con el fin de evitar causarles daño. 

Todas las medidas y protocolos de seguridad deben cumplirse a cabalidad para asegurar el buen estado de la nevera. 

No es aconsejable que el refrigerador lo mueva una sola persona porque es un equipo muy pesado. 

Cómo hacer la limpieza correcta por detrás y debajo del frigorífico

Si tienes intenciones de limpiar la nevera por la parte de atrás, por debajo y en sus laterales, obligatoriamente tienes que moverla, en especial si se encuentra empotrada en un mueble. 

Para garantizar tu seguridad es importante que desenchufes el frigorífico y entres en el espacio en el que va empotrado para realizar las labores de limpieza que sean necesarias. 

El primer paso para la limpieza es aspirar todos los restos de suciedad en el aparato como restos de comida y otros elementos. Aspira también las rejillas y  para quitar las telarañas o suciedad que tengan, a fin de garantizar que funcionen con más eficiencia. 

Ahora es momento de usar una solución de limpieza suave para el exterior del frigorífico, como la parte de arriba, las paredes y las puertas, para finalmente secarlas bien utilizando un paño que no desprenda partículas o pelusas. 

Si la pared es de azulejos puedes frotarla con una esponja impregnada con jabón de lavavajillas y la enjuagas después con un trapo mojado. En caso de que se trate de una superficie de yeso, tienes que asearla usando un trapo humedecido previamente con agua, pues esa es la mejor manera de retirar todo el polvo que esté acumulado en su superficie. 

Ahora limpia el interior de la nevera, quitando todas las bandejas y estantes, a los que puedes lavar o pasar un paño con jabón, el cual debes aclarar de nuevo y secar posteriormente. 

Organiza todos estos elementos internos y ubica los alimentos de manera ordenada en los espacios adecuados para ellos. 

Finalmente tienes que pasar otra vez la aspiradora para absorber algún posible resto que haya caído. 

Enchufa de nuevo el aparato y asegúrate de que comience a funcionar de nuevo con normalidad. 

Esta es una acción que debes realizar con cierta frecuencia, con el objetivo de mantener la limpieza y el orden de este aparato. Esto es muy beneficioso porque te ayuda a evitar una sorpresa desagradable y llevar un mejor control del estado en el que se encuentran los alimentos.

Dejar un comentario