5 consejos para quitar los malos olores del aspirador

Tu aspiradora huele mal, te ayudamos

Pasar la aspiradora en casa se ha convertido una tarea casi diaria, en función de las necesidades de cada casa. Los niños, las mascotas o las jornadas de teletrabajo ensucian los hogares más rápido de la cuenta, obligándose a mantener nuestros espacios limpios. Y recuerdo un viejo dicho: ¨no es más limpio el que más limpia si no el que menos ensucia¨. 

Si bien es cierto, al pasar mucho la aspiradora no debemos olvidar lo esencial que supone que esta esté limpia, pues solo así limpiaremos con éxito nuestra casa. Podemos notar que nuestra aspiradora está sucia de varias formas, la más común es a través del hedor que pueden emitir. Cuando la aspiradora sin bolsa huele mal, lo mejor es eliminar la fuente que produce el olor.  Una vez esto hecho, desinfectar correctamente y más tarde usar productos con olor que ayuden a acelerar el proceso de limpieza y la mejora instantánea del olor. Ahora bien, si solo usamos productos perfumados sin eliminar el problema solo enmascaran el olor empeorando la situación. Si en nuestra lavadora solo lavamos con suavizante o solo ponemos la secadora, nuestra ropa olerá bien pero no se eliminan las manchas. 

Consejos para evitar malos olores del aspirador

Para desinfectar recomendamos productos de limpieza diseñados para esa función o limpiadores buenos con el medio ambiente que no estropeen nuestra máquina. Para tener tu propio desinfectante con buen olor puedes mezclar agua y jabón en un bote y añadir algunas gotas de los aceites esenciales. Con esto tienes tu propia solución siempre que la necesites. 

Algunos limpiadores tienen base de cloro y esto es buena idea para acabar con las bacterias, siempre que se use con responsabilidad. No recomendamos estos productos en superficies delicadas como mesas o sofás. Si este producto es difícil de encontrar, podemos usar bicarbonato de sodio. Este es perfecto para acabar con los malos olores y mezclado con agua se puede usar en lavabos, superficies como la encimera o la aspiradora.

En caso de que tu aspiradora tenga bolsa, recomendamos lo siguiente.

En primer lugar, el cambio regular de la bolsa es indispensable. Si dejamos que se llene hasta arriba, la aspiradora trabaja con mayor dificultad y se calentará el motor. Este calentamiento puede provocar que se pierda capacidad de aspiración y sobrecaliente la suciedad de la bolsa, emitiendo malos olores

En momentos concretos de limpieza como en el caso de limpiar en una obra, encontramos polvo muy fino y aunque no parezca que la bolsa está llena, al ser tan delicado puede escaparse de la bolsa ensuciando más de lo que aspira. 

Otro aspecto a tener en cuenta es el tipo de bolsa, las sintéticas tienen mayor duración pero también podemos tender a llenarlas en exceso y que la aspiradora pierda capacidad de aspiración. Las bolsas de papel, son más ecológicas aunque menos resistentes. Pueden romperse si se llenan. 

En caso de no tener bolsa, es indispensable limpiar y sustituir con asiduidad los filtros. Es casi más importante que limpiar el filtro del lavavajillas. El 100% de una buena aspiración en una aspiradora sin bolsa está relacionado con el estado de los filtros. La función de un filtro, es recoger las partículas más pequeñas y el polvo o los ácaros. Así como los filtros de espuma si se pueden limpiar con agua, los HEPA 13 es mejor aspirarlos y ponerlos al sol. 

En cuanto a los filtros ciclónicos son generalmente de plástico y por lo tanto se pueden lavar bien con agua y jabón. Teniendo limpios los filtros, aumentaremos la probabilidad de gastar menos en filtros y así proteger nuestra economía. 

Por otro lado, los tubos son otra parte muy importante en nuestra aspiración. Si el tubo se bloquea, esta suciedad puede ser la causante de los malos olores. El motivo de que el tubo sea el causante de los olores, es el bloqueo. Si la manguera o tubo es de plástico, podemos remojar la pieza en agua caliente o usar una herramienta fina para sacar lo que la obstruye. 

Sin duda es mejor prevenir estas situaciones, pero lo mejor es prevenir que se creen estas obstrucciones.  En primer lugar, hay que evitar suciedad húmeda ya que esto puede obstruir la aspiradora y además favorece que se cree bacteria y moho. Si en casa tenemos mascotas, es interesante pasar primero la escoba para retirar lo más grande y luego pasar la aspiradora. 

La mejor forma de alargar la vida de nuestros electrodomésticos es cuidarlos bien y cuidar todas sus piezas. En el refrigerador o el congelador, es de vital importancia que el interior esté limpio y ordenado. 

Gránulos de aspirador

Los gránulos de aspirador son una buena idea para meter el olor que queremos en la aspiradora. Es tan fácil como dejarlos sobre el suelo y aspirarlos con la aspiradora que queramos. Es interesante usar olores potentes para que el olor se quede bien impregnado y podamos distribuirlo por la casa. 

Es importante tener en cuenta qué gránulos perfumados usamos pues deben ser aptos para el uso de productos que tienen corriente eléctrica.

Es sin duda tan eficaz como el dulce olor a palomitas de maíz en la cocina cuando las haces en el microondas o galletas de chocolate en el horno. Para evitar problemas de salud o extensas tardes de bricolaje, lo mejor es comprar unos gránulos pequeños que entren sin dificultad ni estropeen la máquina. 

5 cosas que puedes hacer al pasar la aspiradora y no sabías

Podemos hacer varias tareas antes de aspirar, de esta forma maximizamos el trabajo y nuestro tiempo habrá sido bien invertido. Si no hacemos estas tareas, la aspiración no tendrá sentido pues tendremos que aspirar de nuevo muy pronto, y como hemos mencionado con anterioridad, mantener la casa limpia evita limpiarla en profundidad varias veces al mes. 

  1. Ventila la casa, de esa forma se eliminan olores y el aire recargado. De esta forma, las partículas de polvo que pesan se asientan y podrás pasar la aspiradora con calma. Cierra puertas y ventanas y aspira con normalidad.
  2. Limpia el polvo antes de pasar la aspiradora, al hacer esto moverás partículas de polvo que se asientan en el suelo.
  3. Vacía el tanque de la aspiradora y asegúrate de que el cepillo motorizado está limpio.
  4. Limpia cristales antes de aspirar. 
  5. Pasa la fregona justo después de aspirar, de esta forma evitas que el polvo se asiente por más tiempo manteniendo la estancia limpia. 

Dejar un comentario