Recetas de jabón casero líquido para la lavadora

Existen muchas recetas para poder hacer este producto de forma casera, económica, ecológica y sostenible. Es una de las formas ideales para conseguir ahorrar y cuidar del medio ambiente. Solamente necesitas sacar algo de tiempo para preparar los ingredientes y seguir las instrucciones. Además, hay variedad de recetas. Según la elección de los ingredientes puede ser un plan ideal para hacer en familia: preparaos para vivir una clase de sensibilización medioambiental para todas las edades y de una forma divertida.

 

Receta con bicarbonato

Ingredientes

  • 1 pastilla de jabón puro natural o escamas (200 g)
  • 1 vaso de bicarbonato
  • 1 vaso percarbonato
  • 1 vaso de vinagre blanco o de manzana
  • 2 litros de agua
  • 1 cubo o recipiente resistente
  • Aceite esencial con olor: lavanda, jazmín, árbol de té... 

Preparación

  1. El primer paso es rallar el jabón (si es ya en escamas, no es necesario) con un rallador. Una vez rallado, introducirlo en una botella de plástico resistente o en un cubo.
  2. Añadir el bicarbonato y el vinagre a ese recipiente, con cuidado, porque hace reacción. Añadir después el percarbonato.
  3. Poner el agua al fuego y cuando esté hirviendo, remover bien o batir, hasta que todos los elementos queden bien mezclados
Al ver que toda la mezcla queda homogénea, añadir las gotas del aceite esencial, y remover cada media hora hasta enfriar para que espese y aumente. Se puede batir con una batidora para darle una textura más fina una vez frío. Además, para la ropa de color, se puede añadir una cucharadita de sal para que queden los colores vivos.

 

Receta con aceite reciclado

Esta receta se puede utilizar cuando se disponga de más tiempo libre que para llevar a cabo las otras recetas, y las cantidades son mayores. Se puede utilizar tanto aceite nuevo como usado, y dependiendo de uno u otro habrá que buscar el índice de saponificación del aceite para calcular la proporción de sosa que le corresponde. En los ingredientes se detallan las cantidades que recomiendan los fabricantes de la sosa cáustica en sus envases.

Ingredientes (Para 35 a 45 litros de jabón)

3 litros de aceite de oliva usado. Si no tenemos aceite usado, se puede usar nuevo. Cuanto mejor es el aceite, más rentable sale el jabón; pero no es necesario utilizar el más caro.

  • 10 litros de agua
  • 500 g de sosa cáustica
  • 1/2 litro de suavizante concentrado
  • 3 dosis de activador del lavado (oxígeno activo)
  • 1,5 litros de detergente concentrado lavavajillas a mano
  • Agua para ir añadiendo cada día

Materiales

  • 2 ó 3 barreños grandes.
  • Mascarilla, guantes y gafas (protección para manipular sosa)
  • 1 palo o cuchara de madera para remover
  • Batidora de cocina de brazo
  • 1 jarra
  • Botellas para guardar el jabón

Preparación

  1. Día 1

Con guantes, mascarilla y gafas de protección, poner los diez litros de agua fría en un barreño y añadir la sosa cáustica poco a poco sin dejar de remover hasta que se disuelva completamente. Esto va a tardar unos minutos. Remover siempre en la misma dirección.

Después, añadir el lavavajillas a mano concentrado y remover.

Echar el aceite poco a poco para que no salpique y seguir removiendo siempre en la misma dirección.

Agregar el activador del lavado (tipo oxígeno activo).

Añadir el suavizante concentrado (para evitar que haga espuma en exceso al utilizar en la lavadora).

Batir con la batidora. El aceite quedará separado y flotando, pero es cuestión de seguir el paso a paso, y esperar a que la apariencia vaya mejorando día a día. 

  1. Día 2 y siguientes

Añadir 3 litros de agua y batir de nuevo con la batidora. Cuando espese, añadir más, las veces que sea necesario. Si no espesa más, dejar reposar sin añadir más agua. 

  1. Día 5

Si el jabón no ha espesado más y tiene una textura cremosa, ya está listo para envasar, pero sin llenar hasta arriba el envase. No debemos olvidar que se trata de una emulsión y se puede cortar con los cambios de temperatura (calefacción, armarios en la terraza, invierno, verano) y por eso se debe guardar en un lugar fresco y seco. Si se corta, agitar para volver a mezclar los ingredientes y utilizar de forma normal, ya que esto no afecta al lavado.

Puede variar la cantidad de agua que admita la mezcla dependiendo si se hace en verano o en invierno. Se debe utilizar la que necesite para que sea líquido y así guardarlo en una botella y que no se quede cuajado.

Si se utiliza aceite de freidora, es recomendable filtrarlo y mezclarlo con 1 litro de aceite limpio. Si al hacer la mezcla no espesa, porque el aceite estaba muy degradado, la solución es reservarlo y empezar de nuevo con un litro de aceite de oliva nuevo y un tercio de todas las demás cantidades. Luego se añade poco a poco esa primera mezcla y quedará homogéneo.

 

Receta con jabón tipo Marsella o Lagarto 

En esta receta se puede utilizar tanto bicarbonato como café molido. Esto dejará la ropa impecable, solo se necesita reunir los siguientes ingredientes y seguir estos sencillos pasos:

Ingredientes y material

  • 1,5 litros de agua
  • 125 g o media pastilla de jabón tipo Marsella sin glicerina, o jabón Lagarto
  • 1 vasito de granos de café molidos, o 2 cucharadas de bicarbonato
  • 20 gotas (arriba o abajo) de aceite esencial de un aroma que os guste: rosa mosqueta, lavanda, limón... 
  • Báscula de cocina
  • Rallador
  • Recipiente grande y resistente (para guardar después el jabón preparado)

Preparación

  1. Rallar la pastilla de jabón y añadir las ralladuras en el envase o recipiente en el que se guardará finalmente el jabón líquido.
  2. Agregar en el recipiente el vaso de bicarbonato o de café molido.
  3. En una olla, calentar el litro y medio de agua y cuando esté hirviendo, verter poco a poco en la botella o recipiente. Se puede utilizar un embudo si es necesario.
  4. Parar a intervalos al echar el agua, removiendo todo o agitando la botella para que los ingredientes se vayan mezclando bien.
  5. Al terminar de remover, para potenciar el olor, añadir las gotas del aceite esencial que se escoja. Si no se usan aceites esenciales, se queda un olor más neutro y también muy agradable. 
  6. Dejar enfriar antes de cerrar la botella y agitar la mezcla un poco cada vez antes de usarlo.

Se recomienda remover todo el jabón antes de usarlo  cada vez, porque con el paso de los días, algunos de los ingredientes pueden separarse. Si lo ves así no lo tires, sencillamente agítalo y úsalo como siempre.

La cantidad de detergente que hay que usar para lavar la ropa con estas recetas es la misma que sueles usar con los productos industriales.

 

 Beneficios de hacer nuestro detergente casero:
  • La ropa está mejor sin contaminantes químicos. La piel lo agradece.
  • Los residuos que deja en el desagüe son limpios. Es detergente 100% biodegradable. Respetamos el medio ambiente.
  • Es mucho más barato y deja la ropa limpia y suave, dejando olor a aceites esenciales o, simplemente, a limpio.