¿Cómo se puede limpiar el frigorífico sin desenchufarla?

La mejor manera para limpiar el frigorífico es preparar una mezcla de agua con zumo de limón en una taza. Reservamos esa solución y limpiamos el interior con vinagre y bicarbonato. Finalmente se humedece un paño de microfibra humedecido con la solución que se preparó primero para pasarlo por todas las superficies interiores del frigorífico.  El frigorífico quedará limpio y con buen olor. 

La limpieza de la nevera es una tarea indispensable para evitar que se produzca mal olor y que los alimentos no se conserven de forma adecuada. Mantener una higiene adecuada en la nevera no es algo que resulte muy engorroso, pero sí necesario para que no se acumulen gérmenes en su interior. 

Si no sabes cómo es la manera correcta de limpiar el refrigerador, en este post te enseñamos el mecanismo más efectivo para ello, pues de esta manera garantizas el bienestar de cada alimento que introduces en su interior. 

Limpia adecuadamente el interior del frigorífico

La limpieza interior de la nevera es muy importante para eliminar cualquier tipo de microorganismo que nace por la humedad que se genera en todas las superficies y que puede transmitirse a los alimentos, dañándolos o descomponiéndolos de manera prematura.  

Antes que nada, es necesario que desconectes la nevera de la toma de corriente para evitar un gasto de energía muy elevado y garantizar un trabajo seguro y más cómodo. 

Después tienes que extraer todos los alimentos dispuestos en el interior del frigorífico y ubicarlos en un lugar fresco. En caso de que observes algunas formaciones de hielo en el fondo tienes que esperar a que se descongelen totalmente. 

Mientras tanto, puedes ir retirando las piezas extraíbles del interior de la nevera como las bandejas, las hueveras o los cajones, entre otros elementos. 

Limpia bien las gomas de las puertas del frigorífico utilizando vinagre para eliminar por completo los hongos que allí se hayan formado. Después procedes a limpiar el interior del aparato usando un poco de bicarbonato de sodio y agua, mezcla con la que eliminas bien las manchas y residuos de alimentos presentes en la superficie. 

Lava con agua y jabón las piezas desmontables y colócalas en una zona en la que puedan escurrir bien el agua. Sécalas usando un paño de fibra que no deje residuos, teniendo mucho cuidado si algunas de estas piezas contienen vidrio u otro material frágil. En caso de que tengan manchas muy profundas, puedes introducirlas en agua tibia con vinagre, dejándolas allí durante media hora aproximadamente. 

Finalmente, desinfecta el interior de la nevera con una mezcla de vinagre y agua, que actúa como un desinfectante natural muy efectivo y no deja los desagradables residuos sintéticos en la superficie. 

Después del proceso de desinfección interior, es muy importante que dejes abierta la puerta del frigorífico durante unos minutos, a fin de que se seque totalmente. Para acelerar esto puedes usar un papel absorbente. 

El exterior de la nevera también es importante

Hacer la limpieza adecuada del exterior del frigorífico es igual de importante que la del interior, en vista de que solemos manipular sus puertas con las manos llenas de alimentos a la hora de cocinar, lo que puede provocar algunas manchas, en especial en el tirador. 

Para desinfectar las puertas del frigorífico puedes usar un atomizador que contenga una mezcla de agua con vinagre o con bicarbonato y esparcirla en la superficie, utilizando un paño anti estático con el que puedas recoger todo el polvo y suciedad que contiene. 

Para limpiar la nevera por la parte posterior y así incrementar su eficiencia tienes que pasar un paño humedecido con agua o vinagre por toda la superficie, con el fin de eliminar el polvo que hace un poco más complejo el proceso de refrigeración, algo que influye considerablemente en el consumo energético que registra el electrodoméstico. 

Los malos olores en la nevera pueden evitarse

Si no quieres que la nevera de tu casa tenga mal olor es necesario que sigas una serie de consejos útiles que hacen los expertos, tales como:

Limpieza frecuente

Es muy importante que limpies la nevera a fondo con una periodicidad de tres a cuatro meses. En el caso del congelador, los expertos recomiendan que sea descongelado por completo al menos dos veces al año, para garantizar que funcione muy bien. 

Ten en cuenta que puedes mantener limpia tu nevera siempre que procedas rápidamente a higienizar la superficie si se derrama algún líquido o alimento. Esto debes hacerlo en todas las piezas que se hayan ensuciado. También es necesario que limpies bien todos los recipientes que pongas en su interior. 

Recuerda que al limpiar el interior o exterior de tu refrigerador puedes seguir todos los pasos que te indicamos anteriormente, utilizando siempre productos naturales. 

Usa absorbentes de olores naturales

Algunos alimentos o sustancias que son muy neutras o muy ácidas suelen funcionar muy bien como absorbentes de los malos olores dentro del frigorífico. Solo tienes que colocar un poco de bicarbonato o un limón abierto en el interior y estos se encargarán de eliminar el aroma desagradable de la nevera. 

No te recomendamos utilizar sustancias químicas o productos industriales para esto porque podrían alterar considerablemente el sabor de los alimentos o incluso contaminarlos. 

Usa recipientes cerrados

A la hora de introducir alimentos en el frigorífico, especialmente las sobras, lo mejor es utilizar recipientes cerrados, con el fin de evitar posibles derrames o la formación de malos olores. 

Este es un mecanismo muy seguro a la hora de evitar malos olores en la nevera; sin embargo, debes tener cuidado de no exceder la cantidad de recipientes porque el funcionamiento del frigorífico puede verse afectado. 

¿Es posible descongelar el refrigerador sin apagarlo?

La verdad es que sí, esto puedes hacerlo introduciendo un poco de calor en el interior del refrigerador, dejándolo actuar por unos minutos para que suelte el hielo allí acumulado. Para esto tienes la oportunidad de utilizar una olla con agua caliente, un secador, un ventilador, o un trapo caliente, facilitando la limpieza del congelador. No es lo más común hacerlo sin desconectarlo y por razones de seguridad, desde evvo recomendamos desenchufarlo pero si por cualquier motivo es imposible apagarlo puede limpiarlo con cuidado siguiendo estos trucos. 

Deixar um comentário