¿Por qué es tan importante echar sal en el lavavajillas?

El lavavajillas es un electrodoméstico imprescindible en cada vez más cocinas y aunque todavía hay unos pocos que se resisten a su uso, está comprobado que el lavavajillas es más respetuoso con el medio ambiente que el lavado a mano al utilizar menos litros de agua en su funcionamiento. 

Por lo tanto, con el uso del lavavajillas, no solo reduciremos el consumo de agua sino también el tiempo y esfuerzo que tenemos que dedicar en la limpieza de nuestra vajilla. Al tratarse de un electrodoméstico tan importante en la cocina, no es de extrañar que queramos cuidarlo para que dure lo máximo posible. El lavavajillas requiere una serie de cuidados y es importante que sigamos las recomendaciones de uso y mantenimiento para que pueda durar un largo periodo de tiempo. 

Echar sal al lavavajillas es una de las cosas que debemos hacer para que el electrodoméstico funcione bien. Pero, ¿por qué hay que echar sal al lavavajillas?. La sal realiza una labor muy importante en el lavavajillas, ya que a la vez previene que la sal se acumule en la vajilla evitando que esta salga sucia y hace que la cal no se quede incrustada en el interior del electrodoméstico. En caso de que esto último suceda, el lavavajillas no podrá trabajar bien y los platos y cubiertos que introduzcamos en él no saldrán con los resultados que esperamos, por eso es tan importante que echemos sal en el lavavajillas. 

¿Cuándo hay que poner sal en el lavavajillas?

El momento en el que poner sal en el lavavajillas es uno de los aspectos más importantes. El momento óptimo para echar la sal es justo antes de llevar a cabo el lavado, ya que de esta manera estaremos aprovechando el agua del lavado para repartir la sal por el electrodoméstico y que se eliminen los restos de cal que pueda haber acumulados. Sin embargo, una de las dudas más frecuentes es, ¿cada cuánto hay que echar sal al lavavajillas? ¿hay que echar sal en cada lavado? La respuesta es no, ya que una vez introducimos la sal en nuestro lavavajillas, este mismo la va dosificando poco a poco en cada lavado. Por lo tanto, trataremos de reponer la sal frecuentemente, pero no en cada lavado, aproximadamente una vez al mes. Sin embargo, esto depende mucho del uso que le demos al electrodomésticos y de la dureza del agua del lugar en el que vivimos, aspecto que veremos a continuación. 

Por otra parte, la mayoría de lavavajillas detectan la falta de sal y avisan con una luz que se enciende de que tenemos que reponer la sal. Normalmente, el icono que indica que el lavavajillas no tiene sal es una ese con una flecha. Además, otra manera de detectar la necesidad de añadir sal es si observamos que la vajilla sale con cal, ya que es lo que suele suceder si el lavavajillas se ha quedado sin sal.

¿Dónde se pone la sal de lavavajillas?

 La mayoría de lavavajillas tienen incorporado un depósito para la sal, que suele estar ubicada en la parte inferior del electrodoméstico o en el fondo. Para introducir la sal en el compartimento, es importante asegurarnos de que el electrodoméstico está apagado. 

Con el objetivo de no derramar la sal cuando la estamos introduciendo en el depósito, podemos utilizar un embudo y de esta manera no nos quedará sal fuera de su compartimento. 

¿Cuánta sal hay que echar al lavavajillas?

 Uno de los aspectos más importantes y una de las cuestiones más preguntadas es, ¿cuánta sal hay que poner en el lavavajillas? Pues bien, la respuesta es: depende. En primer lugar, la cal que se acumula en el lavavajillas depende de la dureza del agua y esta es diferente según la zona de España en la que vivamos. Así, si donde vivimos hay agua fuerte, nuestro lavavajillas necesitará más sal ya que el agua tiene más cal. 

Sin embargo, si el agua es débil, la cantidad de sal que necesita el lavavajillas para acabar con la cal es menor. Si no sabes cómo es el agua del lugar en el que resides, puedes consultar este artículo  en el que encontrarás un mapa de España en el que se especifica cómo es el agua de cada región. De esta manera podrás saber si en tu zona hay agua dura (agua con mucha cal) o agua blanda. 

De todas maneras, una vez aplicamos la sal en el depósito del lavavajillas, es el propio electrodoméstico el que se encarga de ir dosificándola. 

Por lo tanto, si el agua que utiliza el lavavajillas tiene mucha cal, el electrodoméstico usará más sal y tendremos que reponerla con más frecuencia. Es importante que estemos atentos para reponer la sal siempre que sea necesario y que así nuestros platos salgan limpios y brillantes. 

Preguntas frecuentes sobre el uso de sal en el lavavajillas

Ya hemos visto la información más importante acerca de la aplicación de sal en el lavavajillas: cuándo, cada cuánto, cómo, dónde y cuánta cantidad hay que echar al electrodoméstico. Sin embargo, sigue habiendo algunas dudas bastante comunes que se suelen plantear con respecto a este tema. A continuación las resolvemos: 

¿La sal del lavavajillas es como la sal de cocinar?

Mucha gente se pregunta si la sal para el lavavajillas es la misma que la sal que utilizamos para cocinar y la repuesta es que no. Debemos comprar una sal específica para la limpieza del lavavajillas, ya que de esto dependerá que nuestros platos salgan bien limpios y sin restos de cal. La sal de lavavajillas es más gorda que la normal y es la única que cumple bien esta función, ya que atrapa los iones de calcio y magnesio que hacen que el agua tenga cal. 

¿Dónde se compra la sal para lavavajillas?

La sal de lavavajillas se puede adquirir bien en grandes supermercados o bien a través de internet en alguna tienda online. Existen diferentes fabricantes que comercializan esta sal específica para lavavajillas.  En Evvohome como fabricantes de electrodomésticos  le recomendamos que al realizar la  compra de un lavavajillas, utilice la sal de la marca finish , para prevenir la cal , las horribles manchas y marcas de agua en su vajilla 

¿Puedo no usar sal para lavavajillas?

Aunque como hemos comentado hay zonas en las que la dureza del agua es baja, lo que supone que tiene poca cal, esta siempre se acaba acumulando y entorpece el trabajo del lavavajillas. Si queremos que nuestra vajilla salga con un buen resultado y que el lavavajillas dure el mayor tiempo posible, debemos utilizar sal para lavavajillas. 

Hasta aquí toda la información relevante con respecto al uso de sal para lavavajillas. Esperamos que sea de ayuda y que contribuya a que cuidemos al máximo nuestro electrodoméstico así como nuestra vajilla. Aquí puedes consultar nuestros modelos de lavavajillas Evvo

Dejar un comentario